domingo, 24 de marzo de 2013

Danger's Back - Capitulo 8

“Everything is broken...” - “Todo esta roto...”


Justin’s Point of View:

Abriendo la puerta metálica que conducía al interior de la cabaña, entré después de encender el coche. El segundo en el que corte la llamada con Bruce, supe que algo malo había pasado y a pesar de los innumerables intentos de convencer a Bruce de dejarme pasar la noche con _____ y simplemente volver mañana, el no lo hubiera hecho porque, según él, me ‘gustaría ver esto”, lo que quisiera a lo que el se refería.

“Kels--” Mirando de reojo, me interrumpí al darme cuenta de lo enfadada que parecía. Actualmente ella estaba inclinada, agarrando sus camisetas y doblándolas antes de meterlas en la bolsa con una mirada de decepción teñida en su rostro.

Lamiendo mis labios, maniobré mi camino hacia ella antes de envolver mis brazos alrededor de su cintura. “No te enfades,” Murmuré reconfortantemente.

“No lo estoy.” Ella contestó crudamente, evitando mis ojos mientras ella continuaba golpeando sus pu*ños en las cosas de su bolsa, ignorando mi existencia.

Pasando mi mano a través de mi pelo, me rasqué la parte de atrás de mi cabeza vigorosamente. Ella era tan frustrantemente tranquila y reservada a veces, me volvía loco. Odiaba saber que ella estaba enfadada conmigo y en lugar de ir al grano y decirme cuando le pregunté, ella se negó.

Sobreponiendo sus manos con las mías, suspiré fuertemente. “Lo estas.” Insistí, volviéndola para que me hiciera frente a la vez que yo miraba a sus ojos. “Dime que esta mal.” Susurré, tratando de mantener la calma lo suficiente como para discutir eso sin perder los estribos.

Odiaba cuando ella escondía las cosas de mi y ella sabía eso.

Abriendo su boca como si ella fuera a decir algo, fruncí el ceño una vez que ella presionó sus labios juntos, negándose a hablar sus pensamientos.

Dándole a sus manos un suave apretón para recordarle que estaba esperando una respuesta, ella se movió en sus pies, tratando de distraer a sus ojos con cualquier cosa menos yo en este momento.

“Es solo que...” ___ suspiró, sacudiendo su cabeza. “No entiendo porque tenemos que regresar a casa. Me dijiste que íbamos a disfrutar un fin de semana juntos, solo nosotros dos. No dijiste nada sobre pasar la noche y luego marcharnos.” Ella enfatizó los principales términos de su frase, queriendo hacerme entender que ella estaba a disgusto como yo lo estaba.

“Confía en mi cariño, tenía todo este fin de semana planeado. No tenía intenciones de regresar a casa esta noche pero algo ocurrió y Bruce me necesita.” Inclinándome hacia delante, presioné un suave beso en su frente, esperando que ella renunciara a parte de su inquietud. “Venga,” Señalé detrás de mi, “Vamos a salir.”

Quitando sus manos de las mías, ____ subió la cremallera de su bolsa después de empacar todo dentro antes de coger mi mano extendida una vez mas y seguirme a través de la habitación, alrededor del sofá y hacia la puerta delantera.

Deteniéndose a la entrada de la puerta, ____ echó un vistazo en la cabaña, una mirada sincera y entristecida brillaba en sus ojos marrones. Inclinando su cabeza, ella salió del porche, esperando mientras cerraba la puerta antes de correr escaleras abajo conmigo a su lado.

Abriendo el lado del pasajero, _____ se deslizó dentro, esperando a que yo llegara al lado del conductor después de poner sus maletas en el maletero. Acelerando el motor, sostuve el reposacabezas del asiento de _____ mientras empezaba a salir de la calzada y entrar en la calle donde luego cambié de marcha y comencé a conducir por la carretera.

Mirando al espejo retrovisor, revisé para ver si alguien estaba detrás de mi antes de deslizarme hacia la salida mas cercana y dar la vuelta por el camino antes de entrar en la autopista. Mirando hacia _____,  gemí interiormente al ver su sosegada naturaleza. “Hey,” Agarrando sus dedos en mi mano, desplacé un suave beso en sus nudillos. “No estés molesta conmigo, ¿vale?” Murmuré, desesperado por mantener el lado alegre, y divertido de su vida.

“No estoy molesta Justin,” _____ suspiró, sus ojos estaban cubiertos con angustia. “Estoy irritada. Estoy irritada del hecho de que no podemos tener ni un solo fin de semana juntos sin que alguien nos lo arruine. Ha ido mas allá del punto de irritado a simplemente agotador.” Tragando saliva, ella miró hacia abajo a su mano libre, su pulgar rascaba contra su palma.

“Lo se cariño,” Murmuré, mi corazón se hinchó por la mirada de decepción en su rostro. “Te dije que esto no iba a ser fácil pero solo tienes que aguantar, ¿vale? Te prometo que una vez que descubra por lo que demonios Bruce me llamó, voy a llevarte lejos de todo y esta vez, no habrá interrupciones.”

“No debería de haber habido una en absoluto.” _____ se quejó, inquietándose en su asiento mientras se daba cuenta de lo que había dicho. Abriendo sus ojos, ella me miró, mi cuerpo estaba rígido. “Lo siento,” Ella sacudió su cabeza, “Yo--” Suspirando; ella parpadeó una vez... dos veces antes de fruncir el ceño. “Se que no es tu culpa. No sabías que el te iba a llamar. Es solo que; a veces desearía que pudiéramos escapar de todo. ¿Sabes?” Ella me miró, perpleja, sus labios estaban entreabiertos en anticipación hacia mis pensamientos pero ninguna palabra se formó. Yo solo continué mirando a la carretera, conduciendo dentro del límite de velocidad. Al darse cuenta de que no iba a hablar, ella mordió su labio. “Tu simplemente acabas de volver de..” Ella se detuvo, sin querer mencionar ese tema específico, “y llámame egoísta pero te quiero todo para mi. Vivi sin ti por tres años; no creo que pueda soportar un segundo mas sin ti.”

Llegando a un semáforo rojo, volví totalmente mi propósito hacia _____ con cada indicación asegurándome de que ella entendía de donde venía. “Tu mas que nadie deberías saber que mi vida viene con muchas idas y venidas que la hace una montaña rusa, _____. No puedo simplemente apartarlo y pretender que mi vida no es una gran bolsa de mier*da.” Sosteniendo la parte superior del volante con mis manos, inhalé una profunda respiración. “No puedo pretender que somos simplemente como cualquier pareja normal del mundo porque no lo somos, pero estoy dando lo mejor de mi para darte el ‘felices para siempre’ que estas buscando.”

“Lo eres.” _____ suspiró, “Tu eres mi ‘felices para siempre’. Siempre y cuando te tenga, nada mas me importa. Se que en el segundo en el que acepté ser tu novia, sería de todo menos fácil, Justin. SIn embargo, a veces... puede resultar un poco abrumador. Quiero decir, no podemos ni siquiera disfrutar una noche entera juntos sin que algo se interponga en el camino.”

Gruñendo, gemí para mi mismo. “Voy a matar a Bruce cuando lleguemos a casa.” Mirando hacia ella, me incliné, cubriendo mis dedos perezosamente a través de su mejilla, inclinando hacia arriba su barbilla mientras cruzaba y le daba un beso a sus labios. “Lo siento.” Susurré.

“No lo sientas,” Ella se encogió de hombros sin fuerzas, una pequeña sonrisa se formaba en sus labios aunque no cumplía necesariamente con sus ojos y entonces supe que era forzada. “No es tu culpa.”

“Lo es y una vez que le patee el cu*lo a Bruce, te voy a llevar lejos del mundo y te voy a invitar a una noche de relajación que nos puede hacer algo de bien.” Sonreí, moviendo mis cejas sugestivamente ganando un rodamiento de sus ojos.

“Eres imposible.” Ella empujó mi pecho. “Conduce,” Ella señaló hacia el ahora semáforo brillante verde.

“Mier*da,” Sentándome en mi asiento, apreté el acelerador, dejando al coche rodar sin problemas por el camino. Me reí entre dientes, sacudiendo mi cabeza. “Eres una distracción,” Le miré con falso fastidio.

Jadeando ligeramente, ____ me dio una mirada de sorpresa fingida. “¿Yo? ¿Porque no tengo idea de lo que me estas hablando, Justin?. Tu fuiste el único oh tan amable que decidió darme un beso y terminaste distrayéndote a ti mismo.”

“No puedo culparme por eso, eres demasiado irresistible nena.” Bromeé, disparándole mi infame sonrisa, una destello de adoración brilló dentro de mis irises avellana.

“Oh, por favor,” Ella agitó una mano con desdén, “el halago no le lleva a ninguna parte Sr. Bieber.”

“No estoy de acuerdo, Sra. Bieber,” Hice una pausa, había una sonrisa en mi rostro, “Sra. Bieber... tiene un lindo sonido en ello.” Asentí en aprobación, el sabor de las palabras en mi lengua era como la miel dulce. “¿No crees?” Sonreí hacia _____ quien se sentó, desconcertada y aturdida.

Mordiendo su labio --algo que ella hacía muy a menudo y que me volvía absolutamente loco-- _____ se sonrojó, su cara estaba iluminada con calidez. “Cállate,” Ella murmuró.

“Siempre te da vergüenza cuando menciono temas como este.” Dije en una cuestión de naturalidad con una permanente y amplia sonrisa ahora en mi cara.

“Porque,” _____ enunció, “¿quien habría sabido que el gángster local Justin Bieber estaría hablando de matrimonio?” Ella levantó una ceja hacia mi, claramente divertida.

“Yo desde luego no, eso es seguro.” Murmuré en total honestidad. Antes de que ____ entrara en escena, las chicas eran un objeto para mi. La usaba por una cosa y solo una cosa --sexo-- y ese no fue el modo que compartí con _____. Era duro, salvaje y descuidado (refiriéndose al sexo) . No me importaba. Pero luego ocurrió que me encontré con una chica en una fiesta, quien resultó verme matar a alguien ... y el resto es historia. “Te quiero.”

“Yo también te quiero.” Ella sonrió, su entera aura estaba cambiando de triste a alegría en tan solo cuestión de segundos.

Suspiré en satisfacción, contento de que ella hubiera vuelto a ser ella misma de nuevo y no abatida como ella había estado momentos antes. Quitando mi mano derecha del volante, aparté su pelo detrás de su oreja. “Nunca dejes de sonreir,” Murmuré, trazando su mandíbula con el relleno de mi pulgar.

Volviendo su cabeza para que mi pulgar pasara a través de su labio inferior, ella cogió su mano en las suyas, sus dedos estaban jugando con los míos. “Podría decirte lo mismo a ti.”

“Nunca estoy sin sonreir cuando estoy cerca de ti,” Sonreí, dándole un simple guiño, ganándome una risa sincera al estallar de su interior. Apretando su mano, la deje caer de su agarre y la puse sobre su rodilla donde le di un suave golpe antes de mirar hacia delante.

Encendiendo las luces del coche, conduje hacia el carril de la derecha, siguiendo las instrucciones que estaban sostenidas encima de nosotros en grandes carteles verdes. Echando un vistazo hacia el retrovisor, miré; observando un coche similar que había visto hacía un rato por la noche cuando empezamos a conducir, deslizándose en el mismo carril en el que estaba actualmente.

Mi cara se ensombreció mientras mi estómago se retorcía en alerta, dejándome saber que  algo estaba mal. “¿Nena?”

“Mmm?

“¿Ves ese coche negro, dos coches detrás de nosotros?” La miré nerviosamente para ver sus cejas fruncidas en confusión mientras ella estiraba su cuello para ver de lo que estaba hablando. “¿Si? ¿Que pasa con ello?” Ella me miró.

“¿Lo has visto antes?” Pregunté, tratando de mantener la calma lo suficiente como para no estallar en llamas de la ira.

“No, no lo he visto... ¿porque? ¿esta todo bien?” Su frente se arrugó en ondas de preocupación, su voz estaba mezclada con angustia, notando mi indecisión.

“No, todo esta bien cariño, solo estaba preguntando.” Mirando una vez mas al espejo, puse las luces traseras de nuevo, cambiando de carril para ver que el mismo coche se movía detrás de mi, ni siquiera un segundo después.

“Mier*da,” Gruñí, poniendo el coche a toda velocidad mientras me informaba a mi mismo que continuara de lo más normal, sin querer atraer su atención --fueran quienes fueran-- conociendo que yo sabía lo que ellos estaban haciendo.

“Puede que quieras agarrarte fuerte cariño,” Lamí mis labios, preparándome a mí mismo en lo que estaba a punto de pasar.

La alarma estaba grabada en su rostro, “¿Que? ¿Porque?” Ella ató su cinturón de seguridad, asegurándose de que ella estaba bien bajo su control antes de desviar su atención de nuevo hacia mi.

“Solo haz lo que digo,” Murmuré entre dientes, tratando de reunir mis pensamientos. Si este hijo de pu*ta me estaba siguiendo, solo significaba una cosa, estaba en un montón de problemas y con _____ en el coche, no había manera en el infierno en la que iba a poner su vida en peligro.

“Vale,” Ella suspiró, sin querer empujar mis límites pero sabía que ella necesitaba tranquilizarse.

“No te asustes,” Suspiré, dándole un vistazo, “Pero estamos siendo seguidos.”

“¿Que quieres decir con que estamos siendo seguidos?” _____ susurró en alto como si el coche de detrás de nosotros pudiera escuchar que estaba diciendo, su boca ahora estaba abierta en forma de O.

“No lo se _____. Se tanto como tu ahora mismo.” Pasando una mano a través de mi cabello, dejé escapar un profundo suspiro. Algo me dice que todo esto estaba ligado a lo que paso en casa con Bruce.

Hablando de Bruce... Cogí el teléfono del bolsillo de mis jeans antes de mirar hacia abajo a la pantalla, buscando su número e inmediatamente llamando. Lo presioné a mi oído, esperé para que el lo cogiera.

“¿Donde estas?” Fue la primera cosa que farfulló de su boca en el momento en el que cogió la llamada.

Ignorándole, me reí entre dientes sin humor para mí mismo. “Actualmente siendo seguido en la carretera,” Hablé con indiferencia como si se tratara de una clase de cosa diaria.

Detectando mi sarcasmo, Bruce contuvo su respiración. “¿Que co*ño quieres decir con que estas siendo seguido?”

“Quiero decir justo eso, Bruce. Salí de la cabaña en el segundo en el que me llamaste y desde entonces estamos siendo seguidos en la carretera, este coche ha estado detrás de nosotros.” Evité los ojos de ____ en mí mientras ella escudriñaba cada movimiento, tratando de reconstruir lo que estaba pasando.

“¿Estas seguro de que no es solo un local que resulta estar conduciendo en la misma dirección que tu?” Bruce cuestionó fácilmente.

“Si ese fuera el caso, ¿porque co*ño seguiría detrás de mi cada vez que me muevo a diferente carril? Él tiene otros tres carriles para elegir Bruce, ¿Porque iba a elegir el que yo estoy ocupando?”

“Mier*da,” Bruce gruñó y pude imaginarle frotando la palma de su mano contra el lado de su cara en frustración.

“Mier*da es correcto,” Espeté.

“Necesitas mantener tu cabeza clara. Se como eres y se que estas echando humo ahora mismo--”

“Maldita sea, estoy echando humo Bruce! Tengo a mi chica en el coche, por el amor de Dios.” Murmuré en angustia. “Si estuviera yo solo, sería una historia diferente pero ahora tengo que preocuparme de asegurarme de que no nos matan a los dos.”

“Sigue mis instrucciones y no lo estaréis.”

“¿Que co*ño sugieres que haga? No puedo exceder el límite de velocidad, me pararán y la última cosa que necesito es hacer frente a los policías y darles una razón mas para encerrarme.”

“A la mier*da la policía ahora mismo, si estáis siendo seguidos, lo mas probable es que el hijo de pu*ta este armado y no creo que tu decidieras llevarte tu arma, ¿verdad?”

Tocando mis bolsillos traseros, encadené juntas una serie de malas palabras. “No.”

“Por supuesto que no,” Bruce declaró en una cuestión de total naturalidad, “ahora escúchame.”

“¿Que?” Susurré.

“Cambia de carril y acelera un poco, no hagas lo hagas obvio pero ve lo suficiente como para que parezca que estas tratando de cruzar la carretera.”

Presionando hacia abajo el acelerador, miré como el medido iba de 55 millas por hora a 65 antes de entrar en el carril de mi derecha. “Esta bien, lo hice.”

“Bien, ahora mira si el esta tratando de igualar tu nivel de velocidad y si lo esta haciendo, cambia de carril otra vez.”

“El esta igualando mi velocidad correctamente,” Murmuré. Dándome la vuelta hacia _____, le di una mirada sincera, “agárrate al asiento cariño, voy a ir más rápido.”

Asintiendo, _____ no dijo nada mientras sus dedos se apoderaban debajo del asiento de cuero en el que estaba sentada, todo el color de su cara se consumía a la vez que pisaba el acelerador una vez mas, subiendo a 75 millas por hora y deslizándome en el último carril de la sección.

“Joder, el me esta tirando de la cola Bruce, voy a acelerar si no lo pierdo, tomaré la salida mas cercana y trabajaré mi camino desde allí.”

“Ten cuidado man,” 

“Lo haré.” Colgando, tiré mi teléfono hacia atrás antes de acelerar la velocidad. Mire como el medidor se sacudía de 75 todo el camino hasta 100 millas por hora y antes de que me dara cuenta, estaba pasando por todos y cada uno de los coches, desviándome en todos los diferentes carriles.

“_____, necesito que me hagas un favor cariño, ¿vale?”

Tragando el nudo en su garganta, _____ tentó con sus dedos antes de mirarme por encima, sus labios estaban dentro de su boca. “¿Que necesitas que haga?”

“Quiero que mires al coche que te dije y me digas cuando se esta acercando, ¿vale?”

Asintiendo, _____ se volvió en su asiento para mirar hacia atrás, sus ojos estaban mirando urgentemente el coche. “El esta cada vez mas cerca Justin.”

“¿Como de cerca?”

“Muy cerca, el acaba de atajar a dos coches y ahora esta tratando de deslizarse detrás de nosotros.” Pude sentir la incredulidad en su voz mientras ella miraba hacia afuera con pánico.

“Mier*da,” Desviando el coche hacia la salida diez, presioné el acelerador, subiendo hasta 110 millas por hora mientras lo comprimía hacia abajo en el nivel mas bajo de otra parte de la zona. “¿Esta detrás de nosotros?”

“Si.”

Subiendo a 125 millas por hora, dejé la carretera y empece a conducir por una calle al azar, girando hacia mi izquierda antes de moverme hacia la derecha. “¿Que pasa ahora?”

“El se esta recuperando.” ____ casi se sentó en sus rodillas, sus manos estaban sostenidas a la cabecera.

Conduciendo por la carretera que daba a la autopista, pasé a tres coches, zigzagueando entre los dos carriles mientras presionaba aún mas abajo el acelerador, yendo tan rápido como el coche podía llevarme. Descendiendo al último carril, tomé la siguiente salida que estaba a la vida y me dirigí hacia abajo antes de llegar a una parte de Stratford en la que había estado antes.

Tomando todas las rutas necesarias y accesos directos que estaba acostumbrado a obligar, conduje por la calle familiar que me dirigía a la parte de Stratford donde mis padres vivían.

“Lo perdimos.” _____ exhaló, su pecho subía y bajaba en una manera que sabía que ella había estado conteniéndolo por lo que parecía horas, algo de color vino de nuevo a su mejillas.

Soltando el acelerador para que mi coche volviera a su límite normal, me acomodé en mi asiento, permitiendo a mi propia respiración se recuperara a sí misma.

“¿Estas bien?” Susurré, cortando el silencio que nos venció.

“Si, ¿tu?”

Asintiendo, apoyé mi brazo hacia atrás para agarrar mi teléfono del asiento en el que lo tiré antes, rápidamente volviendo a marcar el número de Bruce. Una vez que el lo cogió, ni siquiera le di la oportunidad de decir nada. “Lo perdimos.”

“¿Estas seguro?”

Revisando mi retrovisor, estaba aliviado de decir que lo estaba. “Si, llevó algo de tiempo pero finalmente llegué a una parte de Stratford que sabía que era más fácil para dejarle.”

Un silencio cayó entre nosotros.

“Esto solo es el principio, ya sabes.” Bruce declaró abiertamente, cortando a través la mentira y yendo directamente al grano.

“Lo se,” Murmuré y de repente la realización me hizo caer en la cuenta de lo que estaba pasando. “Te veré pronto.” Colgando, lo agarré entre mi mano, apretando mis dientes juntos mientras renunciaba a lo que acababa de pasar.


________’s Point of View:

Si me pidieras que te dijera que pasó, no tendría ni idea de como hacerlo porque la verdad? Ni siquiera lo sabía yo misma.

Un segundo estábamos sonriendo, riendo y pasando un buen rato. El siguiendo, estábamos serios, molestos y nerviosos. Era un completo giro de ochenta grados y me dio un grave latigazo.

Algo profundo dentro de la boca de mi estómago me decía que Justin sabía que estaba pasando, el solo se negaba a decirme y eso me dolía mas que casi estar a punto de morir.

Quienquiera que fuese él, quien estaba en ese coche conduciendo estaba detrás de Justin obviamente y si ellos estaban detrás de Justin eso solo significaba una cosa...

El estaba todavía asociado en el negocio.

La decepción me recorrió mientras miraba hacia abajo a mis pies, las lágrimas amenazaban con caer mientras ellas se apretaban en las esquinas de mis ojos.

Odiaba que me mintieran especialmente el chico que juró por encima de todo que el me amaba y que nunca haría tal cosa de nuevo.

Es curioso lo rápido que iba a faltar a su palabra.

Sacudiendo mi cabeza para liberarme de los pensamientos, miré hacia afuera con dolor, mirando como los árboles y cada uno de los coches se desvanecían hacia atrás, borrándose con cada segundo que pasaba.

“Ya llegamos.” El tono duro de Justin me golpeo e inmediatamente supe que algo estaba mal y no tenía nada que ver con lo que pasó hacía unos instantes. Volviendo rápidamente mi cabeza para mirarle, me di cuenta de su contenida mandíbula apretada, una mirada de oscuridad manchaba sus ojos. Mi estómago cayó. “Justin, ¿que esta mal?”

“Sal del coche y entra en la casa, _____.” Todos rastro de felicidad se borraron, sustituyéndolos a cambio con rabiosa furia.

“Justin...” Interrumpiéndome, miré enfrente de mi, desesperada por encontrar el que era lo que había captado su atención y lo enfadó tanto. Mi boca se abrió mientras una redada de inquietud sacudía en mi abdomen.

En letras mayúsculas y quemadas en el jardín delantero de la cara estaba la palabra: SNIPERS, partículas de fuego todavía eran evidentes de las secuelas de lo que ocurrió alrededor.

No, no, no, no, no. No pude evitar la bilis que subía por mi garganta mientras miraba a Justin. “Por favor, no me digas...” Sacudiendo mi cabeza, me mordí la lengua sin ser capaz de terminar lo que había comenzado a preguntar.

El prometió, mi voz interior me llamó, recordándome las cosas que él me aseguró de nuevo cuando el fue liberado.

“Entra en la casa _____, ahora,” Justin espetó bruscamente y supe que estaba hablando en serio. Abriendo la puerta del coche, salí a regañadientes, las cenizas de fuego que producían las letras en el suelo me perseguían.

Otra puerta de coche se cerró de golpe haciéndome saltar y girar a mi alrededor para ver que Justin había salido del coche, también. Volviéndome, seguí caminando, esperando que Justin estuviera detrás de mi, pero en cambio de seguirme por el sendero y hasta la puerta, el se acercó al crujiente césped, su rostro estaba desencajado sin emociones.

Apretando mis ojos cerrándolos, tomé una profunda respiración, manteniéndola mientras apretaba el pomo de la puerta principal, abriéndola. A pesar de lo que yo quería, seguí las instrucciones de Justin y entré.

Los chicos inmediatamente se levantaron de sus asientos en el sofá, sus ojos cayeron sobre mi figura desplomada.

“_____,” John susurró, sus ojos buscaban los míos por respuestas, pero yo solo baje mi cabeza. La culpa se propagaba a través del rostro de Bruce haciendo que mis rodillas se cernieran debajo de mi, casi haciéndome caer.

Capturándome en sus brazos, John me sostuvo en la longitud de su brazo. “Has tenido una larga noche, ¿porque no vas arriba?”

Sosteniéndome firmemente en John por sus hombros, balanceé vigorosamente mi cabeza de lado a lado. “No.” Susurré, “Quiero saber que esta pasando y quiero saberlo ahora.” Dejándole ir, me sostuve a mi misma mientras miraba a sus ojos. “¿Que demonios son los Snipers y porque co*ño esta escrito en el jardín delantero de tu vuestra casa?”

Bruce confirmó mi teoría mientras el cortaba a John y respondía por él. “No es nada. Solo ve arriba; tenemos que hablar algunas cosas con Justin.”

“¿Donde está Carly?” Le pregunté a John.

Una simpática sonrisa se curvó en sus labios. “Ella se fue a casa para pasar la noche, quería quedarse pero le dije que se fuera. Ella esta preocupada por ti; quizás deberías llamarla y decirle que has llegado bien.”

Dándole un asentimiento con mi cabeza, tragué saliva. “Creo que lo haré. Buenas noches chicos.” Manteniendo mi cabeza hacia abajo, maniobré mi camino entre ellos y hacia las escaleras, entrando en la habitación de Justin.

Una vez que estaba a salvo en la circunferencia de su habitación, presioné mi espalda hacia atrás contra la puerta. Deslizándome hacia abajo hasta que mi cu*lo golpeó el suelo. Abrazando mis rodillas fuerte contra mi pecho, reposé mi frente en la parte superior y en cuestión de segundos, un ahogado sollozó emergió.

Todo vino a golpearme como una tonelada de ladrillos. Justin volviendo, las mentiras, las promesas, Tanner, secretos, la cabaña, la persecución de coche y ahora esto... era demasiado para soportar y me encontré a mí misma jadeando en busca de aire tratando de dejar que todo se asentara.

Esto es lo que viene con el paquete, la voz en la parte posterior de mi cabeza espetó groseramente; ¿Pensaste honestamente que el te cumpliría su promesa? El es un criminal por una razón _____, mentir es fácil para él.

Sacudiendo mi cabeza para librarme de los pensamientos, me negué a dejar que yo misma creyera nada hasta que escuchara la verdad salir de la boca de Justin.

Empujándome a mí misma para ponerme de pie, busqué en mis bolsillos la única cosa que estaba lo suficientemente cerca para mantenerme cuerda. Sacando mi teléfono, marqué un número familiar, esperando para que lo cogieran.

“¿Hola?”

“Carly,” Suspiré, cayendo hacia atrás sobre la cama, colocando un brazo sobre mis ojos.

“_____, oh Dio mío, gracias a Dios estas bien. Quería quedarme y asegurarme de que te veía por mí misma cuando vinieras pero, maldito John, no me dejó y me insistió que fuera a casa o de lo contrario me llevaría el mismo.” Ella exasperó todo en una respiración, la irritación era evidente en su tono y pude imaginarle rodando sus ojos.

Me reí a pesar de la situación actual, “Lo se, le pregunté donde estabas y el me dijo que volviste al apartamento...”

“Si...” Ella se interrumpió, un silencio vino sobre nosotras. “¿Estas bien?” Ella suspiró después de varios segundos. “No se que pasó pero Bruce llamó a Justin y le pidió que volviera a casa. Vi el jardín delantero...”

“Justin no me dirá nada Carly.” Sorbí por mi nariz, cogiendo los extremos de mi camiseta. “Se tanto como tu y para colmo, fuimos seguidos en nuestro camino a aquí.”

“¿Que quieres decir?”

“Todo estaba bien; Justin estaba conduciendo, estábamos hablando, cuando de repente el se dio cuenta de un coche siguiéndonos de cerca detrás de nosotros. El puso a prueba para ver si lo que el estaba suponiendo era verdad y antes de que me diera cuenta, se convirtió en una escena de la película Fast and Furious,” Me quejé, colocando mi mano libre, plana sobre mi estómago. “Pensé que iba a morir.” Murmuré.

Carly se burló, “Tu y yo sabemos que Justin nunca hubiera dejado que eso pasara,” Hizo una pausa, “el arriesgaría su propia vida para proteger la tuya.”

“Lo se,” Lamiendo mis labios, los fruncí en el pensamiento. “Es solo que...” Exhalando un profundo suspiro de aire, me encogí de hombros a pesar de que Carly no pudiera verme. “No lo se.”

“_____,” Carly suspiró, “¿Que esta mal en realidad? ¿Que esta pasando? ¿Quieres que vaya?”

“No, no quiero meterte en ningún problema...”

“No lo harás, seré rápida. Solo quiero verte en persona y asegurarme de que estas bien. Claramente necesitas un poco de tiempo de chicas y estoy mas que dispuesta a hacer eso por ti.”

Una grieta de una sonrisa tiró de las comisuras de mi boca, “Gracias Carly.”

“Lo que sea por mi mejor amiga, ahora, ¿Cuando debería ir?”

“No lo hagas, ellos parecen un poco nerviosos pero me encantaría que vinieras mañana y pudiéramos pasar el día hablando y viendo películas?” Pregunté esperanzadamente, rezando por que ella estuviera libre mañana.

“Lo tienes chicas. Estaré allí a las dos de la tarde. Ahora que tenemos eso fuera del camino, dime que pasa? Aparte de lo obvio, ¿que te esta comiendo por dentro?”

“Simplemente me siento ... perdida,” Suspiré, “Como si ni siquiera ya le conociera.”

“¿Justin?”

“Si... Es como si el se estuviera ocultando de mi... como si estuviera escondiendo algo.”

“Estoy segura de que tu simplemente estas pensando demasiado en ello Kels. Por mucho que no me guste él, el tiene bastante en su cabeza. Lo que pasó esta noche... es el comienzo de algo grande, lo se y por la manera en la que todos actuaron cuando ocurrió... no es algo para tomar a la ligera.”

“¿El sigue haciendo negocios con los chicos, Carly? ¿Es eso de lo que va todo esto?” Chillé, los pensamientos que me habían estado persistiendo, se expresaron ellos mismo en voz alta.

“_____--”

“¿Que co*ño pasó?” La voz de Justin retumbó en toda la casa, sorprendiéndome mientras dejaba caer mi teléfono al suelo.

“Mier*da,” De pie, me agaché, agarrando mi teléfono. Interiormente gemí una vez que vi que la llamada se desconectó.

Cuando estaba a punto de volver a marcar su número pensé en contra de ello, manteniendo mis oídos atentos a los fuertes gritos de Justin.

“¿Que co*ño quieres decir con que no lo sabes? Me llamaste en el punto de mi tiempo con mi chica, iterrumpiéndonos para que? Para que tu me digas que no sabes que co*ño esta pasando?” Justin gritó y pude imaginar su cara-- el estaba furioso.

Yendo de puntillas hasta la puerta, la abrí, sacando mi cabeza para ver si alguno de ellos me oían hacerlo. Cuando me alenté de que ellos no lo hicieron, caminé hacia la parte superior de las escaleras, acercándome a la orilla mientras escuchaba su conversación, desesperada por encontrar que estaba pasando.

“No estábamos en casa cuando ellos destrozaron la casa, Justin.” Bruce gruñó, manteniendo su terreno. “Estábamos fuera, en la ciudad y volvimos al ver las llamas en el aire, quemando sus nombres en la hierba, así que no vengas señalando jodidamente con los dedos cuando no sabes una mier*da.”

Justin deslizó la punta de su lengua a través de su labio superior, sus manos estaban en sus caderas. “El coche era uno de los suyos, ¿no?

“¿Que coche?”

“El que nos siguió cuando estaba conduciendo a casa,” Los ojos de Justin cayeron en los de Bruce.

“Justo ahora, nuestra suposición es simplemente tan buena como la tuya.” John se quejó con un encogimiento vago de sus hombros, “pero si ellos estaban ligados a la persecución de coche, eso significa que ellos deben de haber estado allí todo el tiempo.”

“Lo que significaría que ellos te estaban viendo mucho antes de que dejaras la cabaña,” Marco intervino, la tristeza colgaba de cada una de sus palabras.

Mi cara se ensombreció mientras el reconocimiento se movía sobre nosotros.

“Ellos estaban vigilándome desde que nos reunimos en el almacén de Luke.” Justin susurró mientras el reconstruía las cosas.

Contuve mi respiración ante la mención del nombre de Luke, los recuerdos de todas las cosas por las que el nos hizo pasar, destellaban en mi mente como un trueno.

“Maldita sea,” Justin gritó, golpeando el aire en agravación mientras el golpeaba sus manos hacia abajo en sus muslos. “¿Como no vi esto antes?”

“Ninguno de nosotros lo vio. Ellos deben de haber planeado este método antes de que ninguno de nosotros si quiera supiéramos que ellos existían.” Marcus contrarrestó.

“Si esos hijos de pu*ta me estaban viendo, eso significaría que ellos estaban allí, cerca de la cabaña, ¿no?” Justin preguntó y pude sentir la vacilación detrás de sus palabras.

¿A donde iba con todo esto?

Escuchando mas de cerca, me senté en el escalón superior, rezando para que ellos no captaran una visión de mi.

“Si él estaba justo detrás de ti todo el tiempo, entonces si, el estaba mirando la cabaña.” Bruce respondió en breve.

“Joder,” Justin tiró de los extremos de su cabello, “El vio todo? El...” Sacudiendo su cabeza, Justin agarró la cosa mas cercana a él, que resultó ser un vaso de cristal y lo tiró hacia el otro lado de la habitación, mirando como se rompía en mil pedazos. “Tuve que lidiar con esta mier*da una vez; no lo voy a hacer de nuevo.”

De repente los pensamientos de aquella fatídica noche hace tres años, vinieron a mi mente.

“¿Que quieres decir?” Justin se enredó con sus palabras.

“Me desperté por algo acariciando mi mejilla, pero cuando miré a mi alrededor, no había nadie. Pensé que quizás tu habías ido al baño pero cinco minutos después, me di cuenta de que te habías ido y estaba sola.”

Apretando mis ojos cerrados, mentalmente los ignoré, queriendo nada mas que el pasado permaneciera oculto.

“Ni siquiera me dijiste que Luke estaba mirándome...” Hice una pausa, apretando mis ojos cerrados.

“No...” Susurré, obligándome a mi misma a renunciar a ello pero los recuerdos continuaban atormentándome.

Mis ojos se abrieron de golpe al oír el sonido de otro estallido. Agachándome para ver que Bruce había tirado el control remoto al suelo justo al lado de la puerta principal.

“Te dije que mantuvieras la boca cerrada esa noche. Sabía que algo como esto ocurriría si ibas en contra de mi palabra.” Exasperado, Bruce frotó aturdido la parte de atrás de su cabeza. “No quería que fuera por este camino. Ahora todo el mundo esta siendo ligado en esto!”

“Eres honestamente lo suficientemente ingenuo para creer que Landon no habría venido detrás de nosotros y de la gente que nos importa? Esta es la pu*ta mier*da que viene junto con la basura que hacemos!” Justin tiró sus brazos al aire, dándole a Bruce una salvaje mirada como si el hubiera perdido la cabeza.

“No pero podríamos haber evitado un enfrentamiento como este. Los empujaste a sus límites y ahora ellos van a hacer todo en lo posible para derribarnos.”

“Si ellos quieren jugar, estoy dispuesto a ello.” Justin hirvió a través de un profundo suspiro, su ojos estaban furiosos, “Todo esto se trata de chismear para ellos. Ellos nos derriban; son vistos como algo de la posición mas alta.” Riendo sin sentir humor detrás de ello, Justin sacudió su cabeza. “Si ellos piensan honestamente que pueden hacerlo; nosotros simplemente les mostraremos porque ellos no pueden.”

Bruce frunció sus cejas, sus labios se abrieron por el pensamiento, “¿A que vas con esto?”

“Vamos a hacerles caer, uno por uno. Esta fue su advertencia y no hay manera en el infierno en la que voy a esperar para que ellos nos falten el respeto de nuevo. Ellos pueden venir detrás de mi; no me importa una mier*da, pero venir detrás de mi cuando mi chica esta involucrada? Ahí es donde dibujo la línea.”

“No puedes simplemente golpearles completamente con algo a cambio. Ellos quieren que nosotros vayamos detrás de ellos y si nosotros le damos lo que quieren, solo estamos pidiendo una emboscada y una vez fue suficiente como para que nos dure toda la vida.”

“No puedo simplemente sentarme y esperar a que ellos hagan un truco como este, de nuevo.” Justin espetó con furia, “La ultima vez que esperamos, lo jodió todo.”

“Dime,” Bruce levanto una mano, silenciando a Justin. “¿Cual fue la primera cosa que te vino a la mente esta noche?”

“¿La primera cosa que me vino a la mente? ¿Que tiene que ver esto con lo que estamos discutiendo?”

“Solo responde a la pregunta,” Bruce presionó fuertemente, sus labios estaban en una línea firme. “¿Que o quien te vino a la mente cuando estabas siendo seguido?”

Justin no dudó en responder, “Proteger a _____.” Su voz salió en un susurró, una mirada de tenso dolor sombreaba las profundidades de sus ojos.


“Y para protegerla, tu tienes que jugar tus cartas bien. Ellos te siguieron; ellos saben que ella es parte de tu vida ahora, haciéndola un objetivo.”

“Si ellos incluso piensan por un segundo que van a poner un dedo sobre ella, no saben lo que les espera.” Justin gritó, “No hay manera en el infierno en la que voy a dejar que lo que pasó con Luke, pase otra vez. Ese pu*to cabr*ón la traumatizó lo suficiente y ella no va a pasar por esa mi*erda otra vez.”

“Esa es la cosa!” Bruce gritó, imitando lo que Justin había hecho momentos antes de lanzar sus propios brazos hacia arriba. “Harás cualquier cosa si eso significa mantener a _____ a salvo pero no puedes poner un golpe en ellos cuando ellos saben que vamos detrás de ellos. Ellos estarán esperando que nosotros les golpeemos con algo, solo que ellos no saben cuando.” Juntando sus manos, Bruce enderezó sus hombros. “Vamos a hacerlo a mi manera por una vez y esta vez?” El hizo una pausa, dándole a Justin una dura mirada. “Vamos a ir hasta el final con ello.”

Dejando escapar un bajo golpe de vejación, Justin levantó su manos en un gesto de derrota. “Lo que sea,” El siseó entre sus apretados dientes.

“Voy a hacer un par de llamadas y os informaré de lo que va a pasar. Mientras tanto, ¿porque no vas a descansar un poco? Ha sido un largo día y estoy seguro de que tu chica te esta esperando.”

Ablandando su mirada ante la mención de mi nombre, Justin tragó saliva, asintiendo con su cabeza. “Esta bien, nos vemos chicos..”

“Nos vemos.”

Volviéndose, Justin estaba justo a punto de subir las escaleras cuando la voz de Bruce sonó en nuestros oídos una vez mas.

“¿Justin?”

“¿Si?” Volviendo su cabeza para mirarle, sus cejas se fruncieron como una.

“Sabes lo que significa eso, ¿no? ¿Lo que estamos a punto de hacer?” Bruce le dio a Justin una mirada brillante de incertidumbre.

Justin parecía saberlo pero se mantuvo en silencio a cambio, dejando que la voz de Bruce lo dijera en voz alta.

“Estamos iniciando una guerra.”

Di un grito ahogado, presionando una mano rápidamente para cubrir mi boca mientras todas sus cabezas se volvían con rapidez hacia mi dirección. Rápidamente apresurando a mis pies, corrí hacia la habitación de Justin a pesar de mi estado de shock mientras la información se procesaba.

Todos mis miedos se confirmaron.

Justin no solo estaba en el negocio, si no que el estaba comenzando algo que posiblemente no pudo terminar.

Sosteniendo mi cabeza en mis manos, presioné mi lengua contra mi boca, tratando duramente de mantenerme a mi misma de estallar en lágrimas. Cuando la puerta de la habitación se abrió, sorbí a través de mi nariz, volviéndome para ver a Justin allí de pie con los ojos abiertos que gritaban miedo.

El tenía miedo de mi reacción y el tenía todo el derecho de tenerlo.

“______, déjame explicarte--”

“No,” Le silencié, levantando una mano. “Me mentiste Justin.”

“Lo se pero era por tu propio bien--”

“¿Mi propio bien?” Le miré fijamente con incredulidad, “¿Te escuchas ahora mismo?”

“Solo escúchame!” Justin gritó, finalizando mi bronca mientras el me miraba con sus grandes ojos color avellana ardiendo. “Por favor.” El bajó su voz hasta un susurro. “Eso es todo lo que pido -- es que solo me escuches.”

“Por supuesto,” Agité una mano en su dirección, diciéndole vagamente que continuara mientras cruzaba mis brazos contra mi pecho.

Tirando de su cabello, Justin empezó a caminar por el suelo. “Se que eso se ve mal, ¿vale? Se que no debería de haber mentido pero si te hubiera dicho sobre esto, solo habría empezado un problema mayor-- algo a lo que no puedo hacer frente en este momento. Acabo de recuperarte; no quiero arruinar eso.”

“Entonces no sigas adelante con esto.”

“_____,” Justin pasó sus dedos a través de su pelo, sacudiendo su cabeza al mismo tiempo. “No.” El advirtió.

“Eres increíble!” Estampé mi pie sobre el suelo debajo de mi. “Esto es para ti! No puedes hacer cosas arriesgadas como esto y poner tu vida en peligro por algunos gilipo*llas de escoria que se dan rienda suelta para derribarte!”

“No puedo dejarles vivir tampoco,” Justin gruñó, su nariz se encendía. “Ellos vinieron detrás de mi esta noche mientras tu estabas allí conmigo, mostrando que ellos no tienen límites. Ellos irás detrás de ti, para llegar a mi. ¿Quieres eso?”

“No, por supuesto que no.” Le di una expresión desconcertada, sorprendida de que el incluso me hiciera una ridícula pregunta como esa.

“Entonces no pongas en duda mi juicio. Se lo que estoy haciendo _____, ¿vale? Si solo tomas un momento para dejar que esto entre en tu cabeza, verás que lo que estoy haciendo es para beneficio de nosotros dos.”

“Podría potencialmente hacer que te encerraran en la cárcel de nuevo...” Gemí, las lágrimas se deslizaban por mis mejillas. “¿Como es eso beneficioso para nosotros?”

“No dejaré que eso pase.” El susurró, un atisbo de vulnerabilidad parpadeaba en sus ojos.  “Nada me apartará de ti de nuevo.”

“No puedes controlar la vida Justin. Puede que tu puedas ser capaz de matar a esos bastardos pero no hay manera en el infierno en la que pudieras dejar de ir a la cárcel.”

“Si lo hago bien, seré capaz de derribar a todos, manteniéndote fuera de peligro, pero para hacer eso, necesito que tu cooperes conmigo.” Justin dio un paso hacia mi, haciendo que yo diera uno hacia atrás.

“No.” Susurré, levantando mis manos como un escudo.

El dolor se iluminó en sus ojos. “____...”

“Me dijiste que habías terminado con los negocios.” Susurre, la tristeza estaba mezclada dentro de cada palabra mientras miraba hacia abajo a mis manos, negándome a mirarle. “Y aquí estas mintiéndome otra vez. ¿Como puedes simplemente quedarte ahí y justificar todo como si todo estuviera bien? No lo esta. Te necesito en mi vida, ¿no lo entiendes?”

Guardando silencio, Justin escuchó a lo que yo tenía que decir.

“Sin ti, es como si todo estuviera desprendiéndose de mi alcance y no hay nada que pueda hacer al respecto.” Limpiando mi nariz con el dorso de mi mano, miré hacia otro lado. “Estas poniendo tu vida en peligro.”

“Mi vida siempre esta en peligro, no importa lo que haga. Lo que paso esta noche es una razón por la que mi vida nunca será de la forma en la que tu quieres que sea.” Justin sacudió su cabeza, había una sonrisa sarcástica en su cara que no acababa de encontrarse con sus ojos. “¿No lo ves?” El lanzó sus manos en el aire, su rostro estaba desencajado por la frustración. “Hago algo de jodida mier*da, _____. Este estilo de vida que elegí para mí mismo es de todo menos sorprendente. Mato a gente para ganarme la vida. Me aseguro de que ellos pagan cuando se cruzan conmigo y ni se me ocurre mirar atrás hacia lo que he hecho, porque para mi, era lo correcto para hacer. Se que eso esta jodidamente mal pero ese soy simplemente yo. Estoy mal, _____. Estoy jodido mentalmente y no hay nada que nadie pueda hacer para cambiar eso.” Sus ojos avellana estaban ardiendo contra los míos marrones tristes.

Abrí mis labios, obligándome a mi misma a decir algo pero nada logró salir.

“Todo esta roto...” El murmuró oscuramente, sus ojos sombreaban una tormenta. Un resplandor avellana se apoderaba mientras el se quedaba aturdido allí. “Todo lo que toco, cada persona que entra en mi vida, se rompe y eso es todo por mi culpa...”

“Justin--”

“Jazzy, Jason, mis padres,” Justin se detuvo a sí mismo como si el estuviera en una profunda reflexión. “Tu,” El susurró finalmente. “Luke...” El convirtió sus manos en pu*ños, “Y ahora esto... todo el mundo esta muriendo lentamente en frente de mi y es todo mi culpa...”

“¿De que estas hablando Justin? Nada de eso fue tu culpa.” Susurré confundida en cuanto a porque el estaba nombrándolos. “Ya hemos hablado esto.”

Dirigiendo su cabeza con rapidez hacia mi, el frunció su ceño con ardientes ojos avellana, claramente en desacuerdo conmigo. “Todo es mi culpa!” Justin gritó y antes de que yo tuviera la oportunidad de darme cuenta siquiera de lo que estaba pasando, el agarró los cuadros colgados en su armario y los tiró al otro lado de la habitación, casi golpeándome en el proceso. “Todo esta jodido,” El se burló, lanzando otra serie de fotos con cuadros haciendo que las placas de cristal cubriendo cada foto se rompieran contra el suelo. “Y eso es todo por mi culpa!”

“Justin!” Grité, mi cabeza se arremolinaba con todo tipo de emociones. “Basta!”

“Roto...” El gimió y por primera vez, vi como Justin dejaba lo que el estaba haciendo y se hundía en el suelo en sus rodillas, las lágrimas envolvían sus ojos que estaban al límite de rendirse.

“Justin...” Cubrí mi boca, sin ser capaz de entender lo que estaba pasando en frente de mi.

El parecía perdido, asustado e indefenso; contrario a lo que sabía que él era. Una distante mirada cruzó su cara mientras el miraba apagado fijamente a la nada y fue entonces cuando supe que en el fondo, algo había salido mal.

“Justin...” Traté de nuevo, cada vez mas cerca de él mientras poco a poco me ponía de cuclillas a su nivel. “Mírame.”

“Roto...” Justin repitió, su voz era un susurro sin aliento. El protegía todo su cuerpo, encorvado hacia delante, en un aturdimiento confuso.

“Por favor, Justin... cálmate.” Murmuré suavemente, mis manos temblaban mientras me obligaba a mi misma a calmarme lo suficiente como para ayudarle.

“Eres todo para mi, ¿sabes eso?” El murmuró en voz baja, su visión era borrosa mientras miraba hacia delante.

“Lo se,” Asentí, desesperadamente tratando de traerlo de vuelta a mi. “Se eso.” Gemí, arrastrándome hacia él, antes de coger su cabeza en mis manos y forzarle a que me mirara a los ojos.

Sacudiendo su cabeza, pude decir que el estaba luchando contra las lágrimas que amenazaban con caer. “No lo haces,” El susurró.

“Lo hago Justin, te juro que lo hago. Mírame cariño,” Tranquilicé, acariciando sus mejillas con mis pulgares, desesperada por sacarle de este temor y traerlo a mi vida de nuevo. “Por favor, mírame.”

“Sin ti, no soy nada.” El murmuró incoherentemente pero le escuché claramente. El se apoyó en mi tacto, sus ojos se cerraron mientras el se las arreglaba para reducir su respiración a un mínimo.

Un jadeo se emitió de mis labios entreabiertos mientras los brazos de Justin encontraban su camino alrededor de mi cintura, tirando de mi hacia él mientras el acariciaba su nariz en mi pecho. “No me dejes,” El murmuró. “Por favor.”

Pasando mis dedos a través de su pelo, masajeaba suavemente su cuero cabelludo. “No me voy a ninguna parte.” Susurré, sosteniéndole mas fuerte y por primera vez, era la única que le aseguraba a él que todo iba a estar bien.

“Te lo prometo.”

22 comentarios:

  1. ;_; Dios, lloro mucho con la ultima parte... Joder, esto hiere mis sentimientos y me llega a el alma... Como los amo :"S

    ResponderEliminar
  2. shooooooooro:'c pobre Justin<3, malditos Snipers, mueran, PIUM, PIUM kjhgfdsgh

    ResponderEliminar
  3. este capitulo se parece mucho a uno de 50 sombras mas oscuras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii cuando christian se arrodilla frene Anastasia y se muestra como sumiso :') ♥

      Eliminar
    2. Dios :C Amo esa parte :33

      Eliminar
  4. dios odio a justin bieber pero me estoy enamorando de danger jdcuwhefcwhuefdchjwabec

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enamorate de Justin e.e
      Es mucho más HOT . Ah es perfecto askhgdal

      Eliminar
    2. jajaja me pasa lo mismo

      Eliminar
  5. hay por dios shoraree!! no como lo amo en serio es frustrante!!

    ResponderEliminar
  6. awwww me mori esta novela es lo mas llore pero para ser sincera me rei mucho cuando justin empezo a decir y repetir roto fue como snhaidfnbahbcha jajaja es lo mas

    ResponderEliminar
  7. mori con esta parteeeeeeeeeee
    justin te amooooo Mi danger ♥

    ResponderEliminar
  8. joder.... cuantas emociones juntas en Este capitulo.... cada vez mas me traumo con esta novelaa!!!!!! Te amoooo Danger... putos snipers se merecen + de 100 petardos dentro de sus c**los....

    ResponderEliminar
  9. Justin y sus pedos mentales .______. :C

    ResponderEliminar
  10. Justin te chupo el pico ♥♥

    ResponderEliminar
  11. cada dia amo mas esta novela<3

    ResponderEliminar
  12. Ooooooow casu lloro con esta parte :((((( dios no puede atraparme tanto ezta novelaaaa. Gracias por traducirla. Te amoooooopoopppp!!! Are

    ResponderEliminar
  13. He leído como 10000 veces este capitulo, y sigue teniendo el mismo efecto en mi</3

    ResponderEliminar
  14. Como puede ser que algo tan, surreal cause tanto efecto en mí?

    ResponderEliminar
  15. Soy la única que al leer el título del capítulo y la parte en la que van siendo seguidos creí que iban a chocar o algo así? xd
    Y en la última parte....
    BALE BERGA LA BIDA. :)))))))))))))
    Esta novela juega con mi cabeza horriblemente xd
    La amo<3 bendita seas Carol! Por traducirla y aún más Adriana por escribirla<3

    ResponderEliminar