domingo, 24 de marzo de 2013

Danger's Back - Capitulo 2


“I’ll never leave you.” - “Nunca te dejaré.”


_______’s Point of View:

Me quedé en el abrazo de Justin por lo que se sintió como una eternidad, amando la sensación de sus brazos alrededor de mi, su pecho se movía de arriba a abajo en un ritmo natural. Cerré mis ojos, saboreando este momento, sabiendo que en cuestión de segundos, volveríamos a enfrentar a la realidad de que las cosas ya nunca eran las mismas.

Acariciando su nariz en el espacio entre mi cuello y mi hombro, Justin colocó el susurro de un beso allí. “Vamos, será mejor que volvamos con los chicos antes de que hagan una rabieta.” El se rió entre dientes ligeramente, tratando de aliviar el estado tenso alrededor de nosotros.

Fruncí mis cejas juntas, una mirada terca cruzó mi cara. “No.” Murmuré, sacudiendo mi cabeza mientras me acariciaba a mí misma cerca de él, el calor de su cuerpo irradiaba contra el mío.

Su pecho vibró de su risa mientras él acariciaba mi pelo, la diversión estaba en sus ojos mientras el me miraba hacia abajo a mi. “¿Que quieres decir con no?”

“Quiero decir exactamente eso.” Murmuré, permaneciendo de pie en mi sitio. “No quiero volver allí...” Me interrumpí, deslizándome en mis pies. Tragué saliva, sabiendo que estaba cavando a mí misma una especie de agujero aquí, del que me arrepentiría tarde o temprano. Justo cuando estaba a punto de alejar mis brazos de alrededor de él, Justin los atrapó, manteniéndolos en el lugar.

“¿Porque no quieres volver allí?” El murmuró suavemente, una conocida mirada estaba en sus ojos color avellana mientras el me urgía a que le digera la verdad.

“Yo--” Suspirando, tomé una profunda respiración, negando con mi cabeza. “Nada...”

El agarre de Justin en mis brazos se apretó; una repentina aurora de descontento se formó a nuestro alrededor. “_____,” El empezó antes de cerrar sus ojos fuerte, internamente diciéndose a sí mismo que se calmara antes de abrirlos y mirarme hacia abajo. “No me digas que no es nada. Sabes cuanto odio eso.”

Asentí con mi cabeza, sabiendo que el tenía razón y a pesar del sentimiento dentro de mi que me decía que me defendiera, no quería empezar otra discusión justo después de haber terminado otra. “Es solo que ... quiero estar contigo esta noche... solo tu y yo, nadie más.” Mirando hacia abajo a mis pies, me negué a mirar hacia arriba a él, avergonzada de haber caído.

Después de un largo silencio, Justin finalmente había logrado hablar. “Espera aquí.” Sacó mis brazos de su alrededor antes de marcharse hacia el final del pasillo.

Curiosa, di unos pasos hacia delante, preguntándome a donde iba y el que estaba haciendo. De pie en la base de la cocina, vi como Justin abría la puerta que conducía al patio donde Carly y los chicos estaban afuera sentados. El intercambió unas palabras con Bruce antes de cerrar la puerta y volver caminando hacia mi. “Pensé que te dije que esperaras en el living?” Su labios se curvaron en una sonrisa.

Me encogí de hombros, jugando con el dobladillo de mi camiseta. “Tenía curiosidad.” Le miré hacia arriaba inocentemente, resistiendo la urgencia de sonreir.

“Sigues siendo la misma entrometida _____ Jones, eh?” Justin me miró, esa sonrisa infame de él nunca se apagaba. “¿Que te dije sobre eso?” El inclinó su cabeza hacia un lado, su cuerpo se movía poco a poco mas cerca del mío.

Me encogí, con una sonrisa franqueada en mi rostro. “Bueno...” Dejé escapar una suave risita. “Ya sabes ... los malos hábitos tardan en morir.”

Levantando una ceja, Justin metió sus manos en los bolsillos de sus jeans, sus ojos se entrecerraron mientras el me miraba fijamente. “Oh, ¿en serio?”

Asentí con mi cabeza, “Mhm,”

Tomando unos pasos hacia mi, Justin mantuvo su rostro neutral, sin regalar nada. “Bueno, entonces, ¿Si te hago cosquillas hasta la muerte, se quedará la misma analogía?”

“¿Que quieres decir--” Antes de que pudiera terminar mi pregunta, Justin cargó hacia mi haciéndome gritar en sorpresa y empezar a correr.

“Puedes correr tan rápido como puedas nena, todavía te voy a coger.” Justin se echó a reír mientras el me perseguía detrás de mi, alrededor de todos los sofás y por las escaleras donde me encontré respirando pesadamente, sin saber a que habitación debería entrar cuando decidí entrar a la de Justin.

Una vez que entré, me di la vuelta rápidamente, agarrando la puerta, preparada para cerrarla contra él, cuando el la detuvo antes de que yo pudiera. Gritando, aceleré hacia el otro lado de su cama cuando un par de brazos se rodearon alrededor de mi cintura, levantándome del suelo.

“Te tengo!” Justin rió.

“Justin!” Reí mientras el me tiraba en la cama, arrastrándose por encima de mi, sosteniendo mis manos por encima de mi poco después.

El sonrió, su respiración era desigual por la persecución que el había hecho. “Te dije que ...” Al darse cuenta de lo cerca que estábamos, Justin bajó su voz hasta un susurro. “te cogería.”

“Si,” Tragué saliva; mis ojos nunca abandonaron los suyos mientras trataba de calmarme y devolver a los latidos de mi corazón a su ritmo natural.

Justin miró de mis ojos hacia mi boca, repitiendo el proceso unas cuantas veces antes de humedecer sus labios, inclinándose hacia abajo lentamente.

Mis ojos se abrieron una vez que me di cuenta de lo que estaba pasando y antes de que tuviera la oportunidad de tomar represalias, sus labios se presionaron contra los míos.

Un jadeo se emitió por mis labios de mi interior, debido a la descarga de nuestra electricidad que se disparó a través de nosotros mientras Justin entrelazaba sus dedos con los míos, presionando mis manos hacia abajo con fuerza contra el colchón.

Luché contra el impulso de gemir, mis adentros anhelaban su tacto, queriendo que el continuara mas allá, necesitando sentir su amor transfiriéndose hacia mi. Deseaba sentirme adorada de nuevo, escucharle murmurar cumplidos a mi oído sobre lo hermosa que era, cuanto me amaba y se preocupaba por mi. Ansiaba estar revuelta en sus sábanas, con nuestros cuerpos presionados juntos y las piernas enredadas.

Amaba saber que el era mío y de nadie mas.

Sin embargo, algo dentro de mi luchaba contra esos sentimientos, diciéndome que esto no estaba bien y que no deberíamos de estar haciendo esto ahora mismo pero no pude tratar de configurar lo que mi interior me estaba diciendo porque Justin empezó a posar besos sobre mi cuello, llevando mi mente a otra parte.

“Te extrañé tanto.” El murmuró, besando la piel justo debajo de mi barbilla suavemente antes de chupar mi punto débil, llevándome al borde.

Gimiendo, arqueé mi espalda, mis dientes se hundían en mi labio inferior. “Justin...” Suspiré, la intensidad entre nosotros se estaba multiplicando por cien mientras Justin trabajaba su magia.

Probablemente dejando una marca, Justin se movió de nuevo hacia arriba, liberando mis manos mientras el ponía cada una de las suyas detrás de mi cabeza, manteniéndose equilibrado mientras el me miraba a los ojos. Sin ni siquiera decir una palabra, el mantuvo la calma, su inhalación era rígida.

Miré a sus ojos, sorprendida por los remolinos de deseo, falta, necesidad, adoración y determinación que se establecían en sus iris castaños; era como si él me hubiera puesto en trance. No pude moverme ni hablar, estaba paralizada debajo de él y fue encontré cuando me di cuenta de la dureza alrededor de sus ojos, mostrando la incertidumbre que el tenía dentro. Al principio vacilante, me incliné, rozando mis dedos contra su punto tenso, suavizándolo.

Cerrando sus ojos bajo mi tacto, Justin se apoyó en mi, instantáneamente calmándose mientras su cuerpo se relajaba. “Extrañé tu tacto.” El murmuró mas para sí mismo que para cualquier otra personas.

Le miré con tristeza, sabiendo como el se estaba sintiendo. Interiormente rogué para que las cosas volvieran a ser como antes, quería olvidar los últimos tres años y simplemente centrarme en el futuro.

Inclinando mi cabeza hacia arriba, capturé sus labios en un dulce beso, ahuecando su mejilla en la palma de mi mano, le llevé de nuevo debajo de mi. Apartándome, miré mientras el presionaba su frente contra la mía.

“Te amo.” El murmuró suavemente, apartando hacia atrás el pelo que caía en mi cara mientras el lo escondía en mi oreja, su pulgar luego acarició la piel de mi mejilla.

“Yo también te amo.” Susurré en respuesta, las lágrimas nublaban mi visión. No podía creer que esto estaba pasando ahora mismo y la abrumadora sensación que daba la posibilidad de poder verlo, tocarle y hablar con él, me golpeó como una tonelada de ladrillos.

Envolviendo sus brazos alrededor de mi cintura, Justin acarició su cabeza dentro de la nuca de mi cuello, sosteniéndome fuerte. “No entiendes cuanto he esperado para escuchar eso de nuevo.” El confesó, su voz salía ahogada.

Mordiendo mi labio, tentativamente pasé mis dedos por su pelo, suavemente raspando su cuero cabelludo con un movimiento suave, queriendo nada mas que estar en esta posición para siempre.

Un silencio cómodo llenó el aire mientras Justin me abrazaba; nuestras respiraciones salían a la par y en el momento. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que lo sentí pacífico  y no quería dejar ir este momento.

“Sabes,” Justin murmuró en voz baja después de unos segundos. “todo lo que quería era que estuvieras bien. No me importaba yo mismo o lo que me iba a pasar. Todo por lo que me preocupaba eras tu y como ibas a manejar esto.”

Cerré mis ojos antes los recuerdos que se precipitaban sobre mi todos al mismo tiempo; recordando las cosas horribles que se habían derrumbado desde que me había enterado que él había sido detenido. “Era un desastre.” Admití tímidamente. “No podía dormir sabiendo que no iba a poder verte al día siguiente.”

Una mirada de dolor cruzó el rostro de Justin mientras el apretaba sus brazos alrededor de mi delgada cintura. “Lo se.” Murmuró. “Odiaba no saber como consolarte. Sabía que eso te mataría pero no pensé lo cuanto realmente te afectaría.”

“¿Honestamente pensaste que no iba a estar destrozada?” Le miré hacia abajo con incredulidad, mi boca se estaba secando mientras Justin se puso rígido en mis brazos, sus ojos eran vidriosos.

“Para ser completamente honesto.” Justin hizo una pausa, lamiendo sus labios mientras el trataba de encontrar las palabras correctas para defenderse. “Esperaba que no lo estuvieras. Supe en el fondo que te desgarraría por dentro pero no pensé que hubieras llegado al punto donde querías terminar las cosas conmigo.”

“Confía en mi, no quería; solo no sabía que mas hacer.” Suspiré, una burbuja de incertidumbre crecía en mi. “Me dolió mucho saber que me mentiste en mi cara ... y antes de que te defiendas,” Rápidamente intervine una vez que vi que Justin abría su boca para lanzar unos pocos trozos de su parte de la historia., “se que lo que estabas haciendo era para mi beneficio, lo se, pero... una parte de mi simplemente no podía hacer pasar el hecho de que tu me dijiste que ibas a regresar y luego tuve que enterarme--de alguien que no fuiste tu-- de la verdad de lo que realmente estabas haciendo.”

Justin negó con su cabeza, poniendo su barbilla en mi pecho mientras el me miraba. “Quería decirte--” Él empezó antes de que le cortara.

“Entonces, ¿porque no lo hiciste?”

“Porque sabía que habrías estado esperándome, preocupándote cada segundo de la noche por si estaba bien, cuando iba a venir a casa contigo y no podía hacer eso sabiendo que solo te haría daño al final.”

“Lo que mas me duele al final fue enterarme de que mi novio fue arrestado. No importa el que, si me lo hubieras dicho, hubiera sabido que habría algún tipo de resultado-- bueno o malo. Tu siempre me decías la verdad no importara el que fuera. Cuando se trató de Parker, me dejaste saber, de verdad, lo que iba a pasar de esa forma no tenía nada de lo que preocuparme. Cuando se trataba de tus ideales de negocios con los chicos, lo supe y luego no me preocupe porque tu sabías lo que estabas haciendo y la mitad del tiempo estaba contigo cuando lo discutías.”

Justin me observó por lo que pareció una eternidad, mis palabras gradualmente llegaron a él poco a poco y entonces, por primera vez esta noche, el dijo las palabras exactas que había estado esperando que el dijera. “Lo siento.” El suspiró, un fragmento de tristeza y arrepentimiento estaba en sus ojos.

Justo entonces, era como si nada mas importara.

Sin ser capaz de contenerme a mí misma por mas tiempo, las lágrimas que había estado soportando por tanto tiempo se deslizaron por mis mejillas mientras mi labio inferior comenzaba a temblar ligeramente.

La preocupación inmediatamente se llenó en los ojos de Justin mientras el veía la salada sustancia en mi piel. “Shhh, cariño,” Justin limpió mis mejillas antes de poner mi cabeza en su pecho, sentándose en sus rodillas mientras el me llevaba su regazo. “No era mi intención hacerte llorar.” Él colocó varios besos en la parte de arriba de mi cabeza, arreglándolo poco después.

Aferrándome a la base de su cuello, continué llorando en su hombro, todas las emociones dentro de mi se estaban liberando al mismo tiempo.

“Joder, _____,” Justin me abrazó fuerte, la preocupación estaba atada a sus palabras mientras el murmuraba palabras de aliento en mi oído. “Por favor no llores.” Él suspiró. “Odio cuando te molesto.”

Cuando no dije nada, el continuó. “Va a estar bien, vamos a estar bien.” El dijo segundos después, cortando el incómodo silencio que nos envolvía. “Vamos a hacerlo.” El me apretó con tranquilidad.

Me hundí mas profundamente en su hombros, sin ser capaz de hacer frente por el momento, su promesa me vacilaba sobre mi cabeza de una manera burlona.

Todo lo que quise en todo este tiempo era que él actuara arrepentido. No necesitaba falsas promesas o palabras de aliento --tenía bastante de eso para que me durara toda la vida. Lo que necesitaba era su amor, consuelo y una disculpa.

Y eso era lo que había conseguido.

Sabía que el Justin del que me había enamorado estaba todavía allí, dentro de él, a  pesar de los años que hemos pasado apartados el uno del otro, lo que era todo lo que siempre quise.

Apartándome, limpié febrilmente mis mejillas antes de agarrar cada lado de su cara y llevarle a un beso apasionado, uno al que el rápidamente se rindió. Agarrándose a mis caderas, Justin las apretó antes de deslizar su lengua contra mi labio inferior, pidiendo permiso.

Abriendo mis labios, gemí en su boca el segundo en el que sentí su lengua moverse contra la mía, se hizo cargo una completa excitación. Presionando mi pecho contra el suyo, deslicé mis dedos dentro de su pelo, tirando de los extremos haciendo que el gimiera.

Sonriendo contra el beso, balanceé mis caderas a propósito contra él, sabiendo que eso le volvería loco.

“Jesucristo,” Justin murmuró, mordiendo mi labio inferior mientras el lo dejaba caer antes de deslizar su lengua en mi boca una vez mas, sus manos se deslizaron hacia mi cu*lo a la vez que él le daba un apretón.

Tirando con fuerza de su pelo, gemí en alto, todo a nuestro alrededor se detuvo, como si las únicas personas en el mundo a partir de ahora fuéramos solo nosotros.

Suavemente presionándome contra el colchón, Justin rondó su cuerpo sobre el mío, sin ninguna vez separarnos. Pasando sus dedos contra la expuesta piel de mi estómago debido a que mi camiseta se subió, Justin apartó sus labios de los míos, respirando fuertemente. “He estado esperando este momento,” Buscando mis ojos, el tomó una profunda respiración. “Desde que me enteré de que me iban a poner en libertad.”

Mordiendo la piel interior de mi labio inferior, me encogí de hombros. “Entonces, ¿a que estas esperando?” Susurré.

El deseo se agrupó sobre la inocencia presente en sus ojos avellana, colándose entre una tormenta de enamoramiento. Sin ni siquiera perder otro momento, Justin unió sus labios de nuevo con los míos, sus manos estaban en el borde de mi camiseta mientras el empezaba a tirarla hacia arriba.

Enlazando mis piernas alrededor de su cintura, encajando nuestros cuerpos juntos, el deseo de ser deseada estaba creciendo dentro de mi.

Quitando mi camiseta de mi cuerpo, Justin miró hacia mis ojos con ojos lujuriosos. “Eres tan hermosa.” El me besó mientras deslizaba sus manos hacia la parte superior de mis jeans. Desabrochándolos, el los bajo por mis piernas antes de tirarlos hacia un lado.

Pasando mis manos por su espalda, agarré el borde de su camiseta antes de quitársela y tirarla al suelo al lado de la cama, mis manos cayeron hacia su pecho instintivamente a la vez que empezaba a pasarlas hacia arriba y abajo por su pecho. No pude evitar mirarle hacia abajo y ver que mis suposiciones de antes eran ciertas-- el había estado trabajando su cuerpo.

Clavándome en sus caderas, lo llevé hacia abajo encima de mi.

Rompiendo el beso, Justin empezó a desplazar besos por mi cuello haciendo que un suave gemido se escapara de mis labios.

Tomando esta como mi oportunidad para deshacer el botón y la cremallera de sus pantalones, los bajé lo suficiente como para que Justin pudiera quitárselos. Cuando lo hizo, recorrí con mis manos todo su cuerpo, hacia arriba y alrededor de su espalda, contra sus brazos, sintiendo la piel tonificada bajo mis dedos.

Gimiendo contra mi boca, Justin tomó una profunda respiración a través de su nariz y en cuestión de segundos, el resto de nuestra ropa estaba desmenuzada de protegernos. “Te amo.” Él me besó.

“Yo también te amo.”

Posicionándose a sí mismo entre mis piernas, Justin puso sus manos a ambos lados de mi. “Dime si te duele, ¿vale? Se que ha pasado bastante tiempo...”

Asintiendo, presioné mis labios juntos preparándome para la indescriptible sensación que iba a experimentar en solo segundos.

Apoderándome de él, Justin subió su boca contra la mía y en un rápido movimiento, el estaba dentro de mí.

Un suave jadeo se emitió de sus labios debido a su falta de favores sexuales en los últimos tres años, mientras yo ahogaba un grito que se estaba formando en el fondo de mi garganta. Presionando mis pies contra el colchón, mis dedos de los pies se curvaron por la percepción, clavé mis uñas en su espalda, gimiendo en voz alta, la dureza de Justin, los movimientos eran decididos contra mi cada vez mayores con cada embestida.

La lengua de Justin buscó la mía, sus manos estaban en cada centímetro de mi cuerpo, sus labios pronto las seguían. “Te sientes tan jodidamente bien cariño,” Justin murmuro contra mi pecho mientras el continuaba sus embestidas.

Una hora después, sentí mi cuerpo sacudirse, por la anticipación de mis muros cerrándose alrededor de él. Tomando una profunda respiración, gemí ante cada nervio de mi cuerpo que estaba centrado en el temblor de mis entrañas. Justin contuvo su respiración mientras el empujaba dentro de mi una vez mas antes de colapsarse encima de mi.

Justin tomó un par de respiraciones para calmarse, asombrado y chorreando de sudor. Justin se puso de costado, tirando de mi hacia el mientras me escaneaba con nada mas que amor en sus ojos.

Mientras me tumbaba a su lado, viendo el incondicional amor que el retenía de mi en sus ojos, dejé ir toda la ira, la tensión, la decepción y la testarudez que tenía. Lo amaba y no importa cuales fueran mis razones para vivir sin él, sabía que no podría. El significaba mucho para mí y nuestro amor del uno por el otro era demasiado fuerte como para romper un lazo.

Colocando mi cabeza en la parte superior de su pecho, coloqué el susurro de un beso allí. Envolviendo mi brazo alrededor de su estómago, me acaricié contra él, fortificando nuestras piernas juntas. “Extrañé esto.” Susurré.

“Yo te extrañé a ti.” Justin besó mi sien mientras me sostenía firmemente a su lado. Cogiendo mi mano derecha con la izquierda suya, el la llevó hacia arriba a sus labios, besando cada nudillo antes de entrelazar nuestros dedos juntos.

A pesar de querer mantenerme despierta, no pude evitar cerrar mis ojos y antes de que me diera cuenta, me desmayé en un pacífico sueño-- uno que no había tenido en mucho tiempo.


Justin’s Point of View:

Me quedé toda la noche despierto, sin ser capaz de dormir por el atraso sin límites de las noches en vela que había tenido en mi celda en prisión.

Todo lo que podía hacer era mirar a ____, admirar su belleza y agradecer a Dios por ser capaz de sostenerla en mis brazos de nuevo.

Varios pensamientos cruzaron por mi mente, recordándome cuantas veces la había jodido en los últimos años, y la única cosa de la que me arrepentía mas era no haberme despedido nunca de ____ cuando tuve la oportunidad.

Si tan solo le hubiera dicho la verdad, hubiera podido darle un último beso de despedida para que me recordada, en lugar de dejarla con un vacío en blanco, sin saber que podía haber sido.

Cuando ella me dijo hoy que ella había acabado con nosotros, ni sabía que hacer mas. Se sentía como si todo mi mundo se estuviera derrumbando a mi alrededor y estaba asfixiado. No podía perderla porque eso sería como perder una parte de mi. _____ es todo para mi y sin ella no soy nada.

Acariciando su cabello, sentí el interior de mi estómago retorcerse en un desconocido agitamiento. Lamiendo mis labios, miré hacia ella a través de mis pestañas, mi pulgar delineaba sus labios, moviéndose en su mandíbula antes de seguir sus párpados.

Sabiendo que no iba a dormirme, maniobré mi camino fuera debajo del brazo de ____, desenredando nuestras piernas. Dándole un suave, delicado, dulce beso en sus labios, salí de la cama, poniéndome de pie. Agarrando mis boxers, me los puse antes de ponerme mis jeans, dejándolos colgar bajos mientras salía de la habitación.

Bajando rápido las escaleras, esperé no oír nada mas que el silencio por lo que fui un poco sorprendido cuando vi a todos los chicos en el sofá, hablando entre sí mientras jugaban a un juego de cartas.

Bruce fue el primero en levantar la vista. “Hey,” Él asintió con su cabeza en mi dirección. “¿Tuviste una buena noche de descanso?”

Los chicos rieron, claramente dándose cuenta de lo que había estado pasando arriba.

“Si, la tuve.” Le respondí con una sonrisa antes de sentarme al lado de Marcus mientras el me pasaba una cerveza.

“Tu primer día de vuelta y ya estas fo*llando Bieber?” Marcus bromeó. “Maldita sea,” El sacudió su cabeza. “Seguro que ambos sabéis como fo*llar demasiado.”

“--Joder.” Dí un manotazo en la parte trasera de su cabeza. “No he visto a mi chica en tres años. No te enfades solo porque no tengas chica a la que complacer.” Sonreí, riendo entre dientes.

Era el turno de Marco para sonreir ahora. “No estoy de acuerdo, Bieber. De hecho, tengo una chica para mí mismo, muchas gracias.”

Levanté mis cejas, sorprendido por las noticias de las que me acababan de informar. “Finalmente encontraste a alguien que no sean las numerosas fotos de Megan Fox?” No pude evitar reír, los chicos siguieron riendo.

“Mira quien es gracioso ahora.” Marco remarcó sardónicamente, balanceando su cerveza.

“Solo estoy jugando contigo, man.” Echando mi cabeza hacia atrás, tragué alrededor de unas cuantas veces antes de ponerla sobre la mesa. Lamiendo mis labios, saboreando el sabor que había estado esperando, puse mi espalda contra la silla cómodamente. “¿Como se llama?”

“Alec,” Marco luchó contra el impulso de sonreir y no pude evitar sonreír. Él siempre se burlaba de mi relación con ____ pero ahora el estaba en el mismo punto cuando se trataba de él. “Alec Johnson.”

“¿Te estas sonrojando, Messina? ¿Veo a tus mejillas volverse rosas?” Bromeé, mirando hacia Marco, tratando duramente de no reírme.

Marco sacudió su cabeza, riendo. “No, idi*ota.” El murmuró, mirando hacia otro lado.

“Alguien esta enamorado.” Arrulle, disparándole una pícara sonrisa.

“Cállate, Justin.” Marco murmuró, mirándome juguetonamente. “No estoy enamorado. Yo no hago ese tipo de cosas.” El agitó una mano con desdén.

“¿Cosas?” Marcus intervino, levantando una ceja. “Pft, estas tan enamorado de ella que la llamas cada noche solo para decirle buenas noches.” El dijo riendo, sabiendo que había puesto a Marco en el punto de mira.

“¿Como demonios--”

“Las paredes no son de piedra, Marco. Puedo escucharte, ya sabes.” Marcus negó con su cabeza, su pecho estaba vibrando del humor que encontró en todo esto.

Me reí por lo bajo. “Estas tan jodido bro.”

“¿Y tu no?” Marco espetó, frunciendo el ceño.

“Nunca dije que no lo estara.” Respondí con una pícara sonrisa, terminando mi cerveza antes de dejarla al lado de todas las demás que estaba acabadas. “¿Que pasa con vosotros chicos?” Me volví hacia Marcus y John. “¿Tenéis alguna chica?”

Bruce se movió en el sofá, claramente sorprendido por mi pregunta, haciendo todo esto mas divertido. Pude decir que el estaba luchando con el impulso de sonreir.

Cuando el no dijo nada, me incliné un poco hacia delante. “¿Y bien?”

El se encogió de hombros, disparándome un guiño mientras bebía, indicando que su respuesta era un sí.

“¿Que demonios, me voy por tres años y cada uno de vosotros ha encontrado a una chica? ¿Que tipo de mierda es esta?” Murmuré en tono de broma hacia él, sonriendo.

“No esperabas que estuviéramos solos para siempre, ¿no?” Bruce me miró con nada mas que diversión en sus ojos.

Me eché a reír. “Bueno...”

Bruce alzó una mano, deteniéndome. “Era una pregunta retórica.” El gruñó, agarrándose una cerveza mientras me daba una.

Cogiéndola, le quité la parte superior antes de tomar un sorbo. “¿Como se llama?”

“Stephanie Amara.” Bruce habló antes de tragar. Limpiándose su boca con el reverso de su mano, él asintió hacia Marcus. “Y aquí la de Marcus es Kadra Thompson.”

“¿Son hot?” Sonreí, riendo para mí mismo mientras Bruce me disparaba una expresión sombría, claramente no contento con mi pregunta.

“No, ellas son horribles.” El comentó sarcásticamente. “¿Que tipo de pregunta es esa?”

“Solo estoy diciendo man,” Puse mis manos hacia arriba en defensa. “He visto alguna de las chicas a las que os habéis tirado en el pasado y bueno... tienes una idea.”

“Que te foll*en.” El gruñó, mirándome.

“Lo siento,” Me reí. “ese es el trabajo de _____.”

Bruce lanzó una almohada hacia mi cara, no había nada mas que alegría en su cara. “Eres un ca*bron.”

“Dime algo que no sepa.” Respondí con una sonrisa tímida. Terminando lo último de mi segunda cerveza, me volví hacia John por primera vez desde que había entrado aquí. “Y el chico Johnny aquí, tiene a Risi.” Hice temblar mi cabeza, todavía sin ser capaz de creer que él se tirara a esa hija de pu*ta.

“Sip,” John asintió, sin ni siquiera atreverse a mirarme mientras el miraba a algo en el otro lado de la habitación.

“¿Que co*ño esta mal contigo?” Escupí, el aire de la habitación de repente se volvió nervioso.

John se encogió de hombros. “Nada.”

“No me mientas man, ¿a que viene esa actitud? ¿Que hice esta vez por el amor de Cristo?” Murmuré molesto.

“Nada bro, no te preocupes por eso.”

“¿Que co*ño quieres decir con no te preocupes por eso? Eres mi bro; por supuesto que me voy a preocupar por eso.” Volviéndome hacia los chicos, señalé hacia John. “¿Que pasa con él?”

“El sigue estando molesto por lo que pasó con Risi hoy temprano.” Marcus respondió por mi, ganándose una dura mirada de John.

Me volví hacia él. “Estas enfadado por Carly?” Cuando John no dijo nada, lo tomé como una confirmación. “Solo estaba jodiéndola bro, no significaba nada.”

“Me pregunto como te ves cuando estas hablando en serio.” John contestó monótonamente.

“Puede que no me guste la pu*ta pero ella es tuya para hacerle frente, no mía. Ella es un genio y Dios me ayude no voy a dejar que ella meta su cu*lo en nuestro negocio. No confío en ella y tu tampoco deberías, pero ese es tu error, no el mío.” Lamí mis labios mirándole fijamente, mis ojos prácticamente estaban ardiendo a través de él. “Estoy feliz de que encontraras a alguien bro, pero no creo que yo vaya a dejar que las cosas que ella hizo pasen solo porque tu seas mi chico.”

“¿Quieres decir como ella salvó tu cu*lo de ir a la cárcel? Eso esta bien.” El siseó, claramente disgustado con mis palabras.

“Tenía que asustarla por joderme. Si no fuera por que yo amenacé a esa pu*ta--” antes de que pudiera terminar de hablar, un completo pu*ño voló hacia mi cara, golpeándome en la mandíbula derecha.

“Llámala pu*ta una vez mas,” John presionó duramente; advirtiéndome, su pecho se movía furiosamente rápido.

“¿Que co*ño bro?” Poniéndome de pie, casi tiro la silla a mi lado, mientras golpeaba mi propio pu*ño en su nariz, haciendo que John volara hacia atrás.

Resistiendo el golpe, John sostuvo su nariz, maldiciendo por debajo de su respiración. “No le faltes el jodido respeto a mi chica así, Justin. ¿Como co*ño estarías si me refiriera así a _____?”

“No tendrías la oportunidad; estarías muerto antes de que ni siquiera llegaras a decir el resto de tu frase.” Desprecié, meciendo mi mandíbula hacia atrás y hacia delante para comprobar si se había roto o no.

“Lo mismo pasa aquí. No te tiene que gustar, pero respétame lo suficiente como para no hablar mal de ella especialmente después de todo lo que ella hizo por ti.” El se limpió su nariz ensangrentada. “Ella era la única que consolaba a tu chica cuando ella lloraba desconsoladamente hasta dormirse cada noche. Ella era la única que le aseguraba que tu arrepentido cu*lo iba a hacerlo. Ella era la única que se preocupo por ella cuando nosotros no pudimos. Ella estaba allí para _____ cuando tu no lo estabas.”

Le miré fijamente con nada mas que incredulidad y dolor. Sabía lo mucho que había dañado a _____, la última cosa que necesitaba era que me recordaran cada cinco segundos sobre el error que cometí. “Sabes que si yo hubiera podido estar aquí para ella, lo habría hecho.”

“Pero no estuviste, Carly estuvo y esa es la realidad de todo eso. No te enfades con nosotros porque no pudiste estar aquí.” Suspirando, John pasó sus dedos a través de su pelo. “Mira man, se que estas pasando por un mal momento, todos lo estamos pasando, pero no la tomes con nosotros.”

Antes de que tuviera la oportunidad de tomar represalias con unas palabras elegidas por mí mismo, la conmoción se escuchó desde arriba, un débil. “¿Justin?” Captó mis oídos.

Volviendo mi cabeza hacia la dirección del sonido, la preocupación evidente estaba en mis características faciales, miré mientras _____ venía bajando las escaleras en nada mas que mi camiseta, los ojos eran dilatados. “¿Justin?” Ella preguntó de nuevo, un poco mas frenética esta vez.

“Estoy aquí, cariño.”

Cuando ella giró rápidamente su cabeza para mirarme, mi corazón dio un vuelco una vez que me di cuenta del revestimiento rojo de sus ojos.

Rápidamente caminado hacia ella, di un paso en la escalera justo debajo en la que ella estaba antes de agarrar su rostro con mis manos, acariciando sus mejillas con mis pulgares. “¿Que esta mal?”

“Yo--Yo pensé que te fuiste,” Ella tartamudeó en sus palabras. Cuando ella se dio cuenta de mi expresión agotada, ella empezó a jugar con la parte inferior de su camiseta, moviéndose en sus pies descalzos mientras tiraba de su labio inferior dentro de su boca, masticando ansiosamente.

Frunciendo mis cejas con confusión, tomé un segundo para procesar lo que ella acababa de decir. “¿Irme? ¿Porque iba a--?” Pero antes de que pudiera completar mi preguntar, las palabras de John de antes, resonaron en mis oídos.

“No te enfades con nosotros porque no pudiste estar aquí.”

Y de repente la realización se hizo cargo de mi.

Tomando sus manos en las mías, la miré con tristeza, nada mas que dolor estaba llenado mi cuerpo. “Nunca te dejare.” Murmuré, presionando mi frente contra la suya. Sin ni siquiera algo como un adiós a los chicos, agarré a _____ de la mano, llevándola por las escaleras, dentro de mi habitación.

Cerrando la puerta detrás de nosotros, me volteé para mirarla. Llevando su pelo hacia atrás, puse un casto beso en sus labios. “Nunca tendrás que preocuparte por que yo te deje otra vez, ¿vale?” Aseguré cuestionablemente, manteniéndola cerca de mi.

Ella asintió aturdida con su cabeza, sus labios estaban apretados juntos en una línea.

Compartiendo otra desesperado beso con ella, cogí mi camiseta, quitándola de ella antes de llevarla a la cama. Acostándome, llevé a ____ a mi lado. “Estoy aquí para quedarme.” Envolviendo mis brazos con seguridad alrededor de ella, besé su mejillas. “No me voy a ninguna parte.” Canté en su oído.

20 comentarios:

  1. Es muuy buenaa! ! Siguelaa, nunca dejes de hacerloo ;)

    Jaavi

    ResponderEliminar
  2. Esta novela no puede ser más perfecta.

    ResponderEliminar
  3. La amo, creo que es la mejor novela que leí en mi pu*ta vida.

    ResponderEliminar
  4. es la novela más perfecta de la vida *-* sinceramente la amo <3

    ResponderEliminar
  5. oooooooooow, que tierno por deoh<3 kjhgfds muero muerta xd.

    ResponderEliminar
  6. La mejor novela dios LA AMO LA AMO LA AMO <3

    ResponderEliminar
  7. Vivo sensaciones con esta novela que en le vida real no siento,no dejes la novela nunca

    ResponderEliminar
  8. Esta novela ajdjsjahskgaksvskavsksvak es lo puto mejor

    ResponderEliminar
  9. Holi amooo esta novela es tan kasfjñklasjdfl..... oye te queria pedir un favor, puedo publicar esta novela en mi pagina, te daria los creditos y todo, te aviso por que no quiero problemas, me puedes dejar un mensaje diciendome si si o no.... mi face http://www.facebook.com/JulietaH22Swaggy Gracias...

    ResponderEliminar
  10. ama deanger ahora adora dangers backs ;) sigue haci

    ResponderEliminar
  11. oooo por Dios he pasado todo el maldito dia leyendo ambas temporadas
    La chica que la escriba es una genia por hacerla y tu eres una genia por traducirla

    ResponderEliminar
  12. ola.... solo tengo curiosidad esta escrita o traducida una tercera temporada??? espero tu respuesta...... a y amo esta novela *w* ami no me gusta leer y con esta novela aora me encata aser lo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No :C Esta es la 2da temporada y aun esta en proceso de escribirse es por eso que Carol a veces tarda en subirla. Porque la autora Adriana aun no la acaba y segun algunas chicas esta sera la ultima temporada .____.

      Eliminar
  13. dios voy a morir de tanto llorar :'( Es super emotiva y tu la traduces con tanta dulzura y amor que no puedo parar de leerla. Esta historia es un puta droga

    ResponderEliminar
  14. La última parte es Right Here ‘Estoy aquí para quedarme, no voy a irme a ninguna parte‘, en inglés ‘I‘m here to stay, I ain‘t going nowhere‘ haha. Hermosa novela. Me encanta tu manera de traducir.

    ResponderEliminar
  15. La mejor novela que eh leido sobre "shastem" en mi pu*ta vida <3........ de Chile....BelènBerrios

    ResponderEliminar
  16. He llorado tanto con esta novela... es y sera mi favorita siempre, no quiero que acabe nunca...

    ResponderEliminar
  17. Esta buena, pero no me gustó lo de que lo metieron en la carcerl y estubieron uno sin el otro tres años, no los hagas tan tristes, joder,que hasta he lloradoñ

    ResponderEliminar
  18. Leyendo por segunda vez consecutiva Danger's back 😍
    Espero la tercera temporada pronto...

    ResponderEliminar