domingo, 24 de marzo de 2013

Danger's Back - Capitulo 5


“I thought I’d pay my old pal a visit.” - “Pensé que debería hacerle una visita a mi viejo amigo.”


Justin’s Point of View:

“¿Que? ¿Sorprendido de verme?” Su sonrisa se espesó haciendo hervir a mi sangre.

“¿Que en el nombre de Dios estas haciendo aquí en Stratford?” Susurré, mis manos inmediatamente se hicieron pu*ños a mi lado.

“Pensé que debería hacerle una visita a mi viejo amigo.” Su cara tenía una sonrisa, pero la oscuridad que cubría sus ojos, mostraba que el estaba de todo menos feliz de verme, y honestamente puedo decirte que el sentimiento era mutuo. “Sin embargo ¿porque tan triste?” El inclinó su cabeza a un lado, sus ojos ardían con humor.

“Ve al grano Cole,” Solté, saltando la mier*da y yendo justo al punto. El estaba dispuesto a hacer juegos mentales y no estaba en el estado de ánimo para jugar. “Claramente tu estas aquí por otra razón que no es decir hola.”

“Es verdad,” El asintió, el fuego bailaba en sus ojos. “Estoy aquí con mis chicos.” Y exactamente en el momento, como si ellos hubieran planeado esto, tres de los chicos salieron detrás de él.

“Déjame adivinar,” Reí sin humor, asumiendo todo esto, “vosotros sois los, y cito textualmente, Snipers?” Arqueé una ceja, la diversión estaba tintada en mis palabras mientras contenía la risa que se arrastraba por mi garganta, desesperada por liberarse.

“Tienes razón, Justin Bieber.” El chocó sus manos desagradablemente. “Y vosotros chicos, sois los, y cito textualmente, Kings, ¿cierto?” El se burló, mirándome a mi y luego hacia Bruce, Marcus y Marco, todos ellos estaban detrás de mi, confundidos en cuanto a lo que estaba pasando ahora mismo.

Bajé mi cabeza tratando duramente de no echarme a reír, pero fue muy difícil, considerando que ellos habían caminado por aquí como si esto fuera algún tipo de película que estuviéramos filmando. Era cursi como la mier*da y honestamente inesperado del idi*ota. Quiero decir, pensarías que el vendría con toda la artillería. Eso habría sido mucho mas entretenido que esto.

“¿Que co*ño te esta divirtiendo tanto Bieber?” El escupió, no contento de ver que no estaba acobardando o al menos un poco intimidado por uno de los tres que habían caminado a su lado.

Levanté mi vista hacia ellos, mis ojos brillaban con lágrimas de propia producción. “Vosotros, hijos de pu*ta,” Hice una pausa, riendo entre dientes, “sois jodidamente divertidos.” Era mi turno de sonreir, una sonrisa completa brilló a través de mi boca poco después. “Quiero decir, podríais haber simplemente caminado.” Metí mis manos en los bolsillos de mis jeans, mirándoles a través de mis pestañas, “pero, sin embargo, simplemente decidisteis hacer una escena como si tuviéramos que estar amenazados por vosotros.” Lamiendo mis labios, me encogí de hombros. “No os conozco chicos,” Hice un gesto desde mi hacia Bruce y hacia ellos, “pero me esperaba mas de ti Santangelo.” Me volví para enfrentarle.

Su mandíbula se apretó y los músculos de sus brazos se flexionaron por la cantidad de presión que él estaba poniendo en sus pu*ños. “Yo tendría cuidado con esa boca tuya Bieber--”

“¿O que?” Desafié, presionando la punta de mi lengua en la parte superior de mi labio, sonriendo sádicamente.

El dio un paso hacia adelante, su cuerpo estaba casi hirviendo contra el mío, la ira irradiaba de su cuerpo. “No quieres saberlo.” El amenazó con su voz grave y oscura.

Poniéndome de nuevo en su cara, me re-posicioné, mirándole hacia arriba con justo la misma cantidad de intensidad que él, si no más. “Yo tendría cuidado con esa boca tuya Santangelo; no quieres saber donde podrías acabar.”

“Como si tuviera miedo de un chico jodido como tu.” Cole se burló con disgusto, mirándome de arriba a abajo como si yo fuera alguna especie de enfermedad.

“¿Chico?” Pregunté con un retorcimiento de mis labios, “Evidentemente tu cabeza todavía esta fijada en hace cuatro años, cuando te rompí el cu*lo por recibir el pago de Vick. No te presiones porque un chico te haya dejado sin dinero.”

Esto parecía haber tocado su punto débil porque su actitud cambió por completo y en cuestión de segundos, el tenía mi camiseta enroscada en sus manos, nuestras narices estaban a una pluma de distancia una de otra. “Tienes bastante envergadura, Bieber.”
Cole murmuró con rabia, las venas de su cuello se mostraban.

“Gran error al poner tus manos en mi,” Susurré amenazante y antes de que el ni siquiera tuviera la oportunidad de procesar lo que acababa de decir, oscilé mi brazo alrededor, agarrando el extremo de mi pistola y poniéndola hacia delante, empujándola contra la base del cuello de Cole. “Te sugiero que lo dejes caer.”

Los ojos de Cole se abrieron con sorpresa, sus dedos liberaron el agarre que él tenía en mi mientras el se quedaba allí quieto, sabiendo que si el lo hacía, apretaría el gatillo.

Bruce siseó furiosamente detrás de mi, murmurando incoherentes maldiciones entre dientes.

Todo los chicos que habían acompañado a Cole, de repente, se movieron en sus sitios, en modo de ataque mientras ellos llegaban hacia sus espaldas para coger lo que había poseído al principio.

Moviendo mi arma en su dirección, tiré de la palanca hacia atrás, el click de la bala entrado al lugar, se escuchó, significando que con un solo tirón del gatillo, ellos estarían muertos. “Moveos y le disparo.” Advertí, mis ojos se entrecerraron en su dirección mientras ellos ponían sus manos en alto como un signo de rendición --ellos no iban a hacer nada.

Mirando de nuevo a Cole, clave la unta de mi pistola debajo de su barbilla. “No me gusta la manera en la que me has estado hablando Santangelo y desde luego, no me gusta la manera en que pareces pensar que puedes tocarme o incluso poner un pie en Stratford, de hecho.” Me mofé con triunfo ante su congelada naturaleza. “Este es mi territorio, mi lugar, mi área, no la tuya, y el hecho de que pienses que simplemente puedes venir aquí y tratar de amenazarme es inexcusable.” Inclinando mi cabeza hacia la derecha, chupé mis dientes con anticipación. “¿Querías una reunión? Tienes una, pero ahora no estoy seguro de estar en el estado de ánimo para hablar mas.” Empujando mi rodilla en la parte inferior de su abdomen, Cole inmediatamente se dobló por el dolor, gimiendo por el repentino golpe.

Alejándome de él, miré mientras el casi caía de rodillas. “Eres patético.” Repliqué, “eres un ca*bron de hombre adulto y actúas como una pequeña perra.” Manteniendo mi pistola cerca de mi lado, me quedé de pie por el dominio. “Ahora que has hecho tu lamentable pretexto de una presentación, déjame decirte un poco sobre lo que pasa por aquí.”

“Nosotros,” Hice una pausa para dar la vuelta con mi mano hacia mi, Bruce, Marcus y Marco, “manejamos mier*da aquí en Stratford y en las siguientes ciudades que controlamos alrededor de nuestra área. No compartimos y desde luego, no cedemos ante los recién llegados que piensan que son demasiado buenos para alguien mas, porque en lo que a mi respecta no sois nada mas que la mier*da de la suela de mi zapato, inú*tiles bastardos que quieren entrar solo para demostrar un aspecto; un aspecto que muchos otros han tratado de hacer antes y queréis saber donde han acabado?” Hice una pausa para efectuar, inclinándome hacia ellos, “a dos metros bajo tierra.” Susurré.

“Relax, Bieber.” Una voz gritó desde el otro lado del almacén y levanté mi mirada para verle emerger de detrás de los otros dos en frente de él.
“No estamos aquí para coger tu mier*da. Estamos aquí por negocios.”

Levanté una ceja escépticamente. “Los negocios podrían ser manejados en cualquier lugar en lo que a mí respecta, ¿porque aquí? ¿Porque Stratford?”

“Los negocios resultan ser realmente buenos aquí. Un bonito y tranquilo pequeño pueblo, nadie hace un sonido, solo los monstruos que hay debajo de la superficie, rastreando para encontrar su próximo golpe. Nadie sospecha nada a menos que hayas dejado detrás evidencias. Mis chicos resultan ser buenos en lo que hacen y en realidad hemos hecho bastante para conseguir fama por nosotros mismos en casa, New York. Hemos venido aquí para hacer lo que hemos sido asignados a hacer y nos vamos.”

“Tonterías.” Me reí entre dientes, “nadie viene a la propiedad de nadie a menos que ellos tengan una orden del día.”

“Bueno, creo que solo vas a tener que confiar en mi.” El se encogió de hombros, extendiendo su mano. “Lyndon Mathews.”

Ignoré su mano, frunciendo el ceño. “Justin Bieber.”

“Se quien eres.” El sonrió antes de mirar detrás de él, “ese es Peter McCall,” El señaló hacia un moreno de ojos marrones, “Sammy Constentino.” Luego, él señaló hacia un rubio con los ojos azules, tenía un moratón curándose en el lado de su mejilla. “Y ya conoces a Cole.”

Me reí entre dientes; mirando hacia la dura expresión de Cole mientras el ahora estaba de pie a su lado, todavía agarrándose la parte inferior de su estómago. Poniendo mi pistola de nuevo en su lugar me volví hacia quienes estaban detrás de mi, “Bruce Santos, John Rivera, Marcus Sorella y Marco Messina.”

“Ahora que hemos aclarado eso,” Lyndon parecía estar cambiando para conseguir algo cuando en lugar, me agarró por la base de mi cuello, tomándome por sorpresa mientras el me golpeaba contra el suelo en frente de él. Arrodillándose a mi nivel, una rodilla estaba subida, la otra en el suelo, se inclinó cerca. “Te sugiero que nunca pongas tus manos en uno de mis hombres nunca mas.”

Apreté mis dientes, tratando de contenerme a mí mismo de hacer algo que probablemente lamentaría mas tarde. Tomé nota de su postura, calculando todas las cosas correctas para hacer para mantenerle ciego.

El hijo de pu*ta no sabía con quien estaba jugando ahora mismo.

“Vinimos aquí con buenas intenciones y tu solo te cavaste un hoyo por ti mismo, Bieber.” Lyndon escupió, su rostro estaba drogado de emoción. “Crees que tienes todo controlado pero déjame decirte algo.” Apretando su agarre, el sonrió maliciosamente. “Yo y mi banda, no jugamos juegos y ciertamente no tenemos miedo de un montón de amenazas que no sirven para nada de algún tipo de mala calaña, que piensa que solo porque ellos han hecho alguna mier*da inolvidable en el pasado, él es todo repentinamente inevitable para aquellos que le rodean. Tengo el sano juicio para hacerte pedazos ahora mismo pero no vine aquí por una pelea, vine aquí para hablar y eso es lo que voy a hacer.” Apoderándose de mi ahora, de forma que me faltara oxígeno, Lyndon sonrió vigorosamente. “Te sugiero que te mantengas alejado de mi camino a partir de ahora Bieber, porque a diferencia de ti, no hago falsos alardes. Sigo adelante y confía en mi cuando digo, crúzate conmigo y estarás muerto antes de que hayas tenido la oportunidad de dar otro suspiro para coger aire. ¿Lo tienes?”

Cuando no dije nada, el sonrió, sabiendo que no era capaz de decir nada en este punto. “Es posible que hayas matado a Luke Delgado pero si no me equivoco, pusiste tu cu*lo en la cárcel, lo que automáticamente te saca de la lista de líderes potenciales.”

Toda la rabia del momento en el que él me había agarrado hasta ahora, se pulsaba a través de mis venas, encendiendo el monstruo que había estado arañando su camino para liberarse por sí mismo y haciendo estallar el lado de mi que nadie quería ver.

Agarrando su mano, arranqué sus dedos de encima de mi, usando toda la fuerza que pude reunir. Finalmente liberando su agarre de mi, lancé un fuerte pu*ñetazo a su cara antes de apartarlo de mi. Saltando de mi posición tumbada y poniéndome a horcajadas en él, agarré mi pistola de nuevo de mi espalda, asegurándome de golpearla en su sien duramente. “¿Quieres probar esta teoría?” Me burlé con maldad.

“No tienes las pelotas.” Lyndon espetó, escupiendo sangre a su izquierda.

“Eso es lo que Delgado pensaba antes de que yo acabara con su vida.” Rechinando mis dientes, tensé mi mandíbula. “Ahora, puedo haber sido detenido pero no te lo tomes retorcido. Ya ves, la única razón por la que eso pasó fue porque ese pedazo de mier*da de mala calaña me tendió una emboscada. Jodidamente listo, el sabía que yo estaba en mi punto máximo de hervor y decidió que si iba a acabar con su vida, el podía también llevarme con él.” Me encogí de hombros. “Pero Parker, Jenkins, Morelli, Donnie, Scrappy, Tommy y Stevie no tenían la misma mentalidad que el hijo de pu*ta tenía. Ellos murieron sin un solo rastro dejado y así, mi amigo, es como conseguí mi fama por aquí. Mato y lo hago parecer como un accidente. Nadie ha sido capaz de derribarme legítimamente por años y eso no va a cambiar porque tu crees que tienes lo que necesitas.” Poniéndome de pie, sostuve mi pistola en frente de mi y sin ninguna palabra, apreté el gatillo.

El disparo resonó por todo el almacén, una ola de liberación se liberó del punto detrás de la cabeza de Lyndon y cuando se aclaró, se vio un agujero. Arrodillándome a su lado, oscilé la curva de la pistola alrededor de mi dedo medio. “La próxima vez, no perderé.” Advertí antes de volver a ponerme de pie y señalar a los chicos para empezar a irnos.

Cuando habíamos llegado a la puerta de atrás, me detuve para mirar atrás. Sonriendo, les saludé con un gesto de dos dedos. “Fue un placer hablar con vosotros, chicos; deberíamos hacerlo de nuevo alguna vez.” Me reí entre dientes misteriosamente antes de salir, la puerta se cerró de golpe detrás de nosotros.


______’s Point of View:


Bump—thump—thud—bump—slam! (Golpes)

Incontables golpes en la puerta de abajo se escucharon todo el camino hacia arriba, despertándome sorprendida de mi sueño. Gimiendo, me moví hacia mi lado, murmurando hacia mí misma que se fueran. Claramente ellos no cogieron el sentido de que nadie se iba a levantar y abrir, porque ellos continuaron golpeando con sus manos en el marco de la madera.

“Justin.” Murmuré, pasando mi mano a mi derecha, con la esperanza de despertarlo para que abriera la puerta, cuando todo lo que sentí debajo de mi piel fue la suavidad de las sábanas en las que estaba tumbada. Abriendo mis ojos, mi estómago se revolvió ante el vacío espacio a mi lado.

Antes de que ni siquiera pudiera pregunta donde estaba él, otro golpe fuerte se escuchó, haciéndome saltar por el repentino sonido. Frunciendo mis cejas en confusión en cuanto a quien podría ser, me senté en la cama lentamente, el miedo se encendía en mí. Estaba obviamente en casa sola y había un loco en la puerta, claramente queriendo entrar.

Sin saber que hacer, me levanté, yendo de puntillas hacia la entrada de la habitación antes de mirar a escondidas con mi cabeza detrás de la puerta después de abrirla. Masticando el interior de mi mejilla, miré alrededor de la habitación en busca de algún tipo de protección. Con nada de suerte en cuanto a algo útil, decidí solo tomar la lámpara que estaba al lado de la cama. Desenchufándola, me deslicé fuera de la habitación lentamente y caminé hacia las escaleras, sosteniéndola delante de mi, tratando duramente de no hacer ningún ruido.

“¿Que estas haciendo?” Alguien susurró detrás de mi, sobrecogiéndome. Dándome la vuelta, casi le pegó en la cara con la lámpara.

“Carly?!” Susurré con incredulidad, sorprendida de verla aquí.

Ella se quedó mirándome con los ojos abiertos, con una mano presionada en su pecho. “Jesucristo ____, casi me matas!”

Me cubrí mi boca, maldiciendo interiormente mi vida al máximo, mientras tomaba una respiración. “No es mi culpa! Tu eres la única que vino aquí detrás de mi.” Dije en voz baja.

Rodando sus ojos, ella se movió en sus pies descalzos, sus brazos estaban cruzados contra su pecho. “Bueno, lo siento por preocuparme lo suficiente como para asegurarme de que tu no venías aquí sola!” Ella gruñó aunque sus ojos se ensombrecían con miedo. “Además, ni siquiera sabemos quien esta afuera. Podría ser algún asesino por todo lo que sabemos.”

“Por eso tengo esto,” Hice un gesto hacia la lámpara.

“Si, porque eso hará mucho daño.” Carly respondió sarcásticamente, sus labios estaban fruncidos con desaprobación.

“Será suficiente para acabar con ellos.” Señalé rápidamente, lo que no tranquilizó mucho. “Mira,” Hice una pausa, “Es lo mejor que pude hacer a corto plazo. Lo siento si no estaba exactamente preparada para esto.” Le respondí antes de suspirar. “Escucha, los chicos no estan aquí--”

“Lo se,” Carly dijo de manera casual con un encogimiento de sus hombros.

Levantando una ceja, estaba a punto de preguntarle que quería decir con eso, cuando otro montón de golpes se produjeron, atrayendo mi atención de nuevo hacia el problema en cuestión.

Carly gimió con molestia, “Maldita sea, si ellos quieren romperla, deberían de hacerlo ya!”

“Carly!” Escupí, haciéndola callar. Quiero decir si alguien estaba realmente aquí para hacer una cosa así, no querrás hacerles saber que estamos presentes. Eso es simplemente pedirles que te maten.

“¿Que?” Carly me miró, sus ojos estaban abiertos. “Lo siento pero los constantes golpes me están dando una migraña.”

“Creo que tenemos un problema mas grande en la mano que tu estú*pida migraña!” Le hice una gesto hacia la puerta, ante el psicópata que simplemente apareció para estar de pie en frente de nuestro porche de delante.

Burlándose, ella agitó su mano con desdén. “Lo que sea,” Ella susurró, hurgando con sus pies mientras ella se metía un mechón de su pelo rubio detrás de su oreja. “Solo ve, haz lo que viniste a hacer aquí.”

“Oh, Jesús, gracias mejor amiga,” Murmuré sarcásticamente, Carly me sacó la lengua. “Realmente maduro,” Bromeé antes de darme la vuelta.

Tomando una profunda respiración, me acerqué hacia la puerta, presionando mi espalda en el espacio justo al lado de esta.

Otro golpe hizo eco haciéndome saltar por el sonido demasiado rápido. Apretando mis ojos, cerrándolos con fuerza, me abstuve de volverme loca e inhalé. “Tu puedes hacer esto.” Susurré para mí misma. “Tu puedes--”

“Abre la maldita puerta Bruce o te juro por Dios que te matare con mis propias manos!” Quien fuera quien estaba afuera, gritó en voz alta.

Completamente desconcertada a este punto, le entregué la lámpara a Carly una vez que ella caminó hacia mi antes de coger el mango de la puerta, girándolo y abriéndola. “¿Steph?!” Grité asombrada, sorprendida al ver que quien estaba pensando que posiblemente fuera un asesino en serie, resultó ser la única persona que nunca hubiera esperado. “¿Que en el nombre de Dios estas haciendo aquí? Casi me das un ataque al corazón!”

“¿Donde esta?” Ella escupió, pasando y entrando a la casa, ignorándome.

“¿Sabes que hora es?” Escupí, volviéndome para verla. “No solo es casi las cuatro de la puta madrugada, nos levantaste a mí y a Carly y ni siquiera Bruce esta aquí!” Lancé mis brazos hacia arriba.

“Bueno, ¿Donde está?” Stephanie susurró, sus ojos mirando fijamente a los míos clavando dagas en ellos y yo estaba considerando la posibilidad en golpear a la perra.

“No lo se, joder!” Choqué mis manos en mis caderas. “Tengo una idea,” Fingí un jadeo, ¿Porque no le llamas?”

Entrecerrando sus ojos hacia mi, Stephanie frunció sus labios. “Obviamente, no estaría aquí ahora mismo si eso fuera así de fácil, ¿o no?”

Suspiré, pellizcando el puente de mi nariz para relajarme. “Quizás el estaba haciendo algo, ¿trataste de llamarle?”

“Si, _____, lo hice. Como diez veces en realidad y me dirigió al buzón de voz. El solo hace eso en ciertas ocasiones y tu, mi amiga, sabes cuales son esas ocasiones, y me estoy volviendo loca ahora mismo. ¿Vale?” Ella dejó caer sus ojos, una mirada de preocupación cruzaba sus rasgos faciales.

“Espera, ¿Estas tratando de decirme que ellos están fuera en negocios ahora mismo?” Pregunté, mi propia forma de ansiedad se estaba formando en medio de mi estómago. “Eso es imposible, quiero decir, Justin acaba de salir de la cárcel--”

“Estoy segura de que ellos están bien.” Carly aseguró a Stephanie, cambiando la dirección de mi investigación. Pasando un reconfortante brazo de arriba a abajo por el brazo de Stephanie, Carly sonrió. “Confía en mi.”

Mirándole de reojo, secretamente interrogué la situación cuando de repente caí en la cuenta. Carly sabía algo, que yo no sabía. “¿Hay algo que no me estas diciendo Carly?” La miré.

“¿Que quieres decir?” Ella mordió su labio, negándose a encontrarse con mi mirada mientras ella le disparaba a Stephanie otra sonrisa de aliento.

“Quiero decir, primero tu me dices que sabías que los chicos se habían ido y ahora estas completamente ignorándome y cambiando de tema.” Cruzando mis brazos, me quedé mirándola escépticamente. “¿Que están haciendo ellos, Carly?”

“_____,” Carly empezó, “Yo no--”

“¿Que esta pasando aquí?” Otra voz se escuchó, cortándonos nuestra conversación e irónicamente, cuando me volví para ver quien era, resultó ser Bruce con Justin justo en su cola y los demás detrás de él.


Justin’s Point of View:

“Te gustaría decirme de que demonios iba todo eso allá?” Bruce me miró, apartando su mirada de la carretera por dos segundos antes de mirarla de nuevo. Su cuerpo estaba estresado y al borde, y supe entonces que yo le había empujado a su límite.

“¿Que parte?” Bromeé ligeramente, queriendo aliviar la tensión, lo que no hizo nada mas que más daño.

“Eso no es asunto de broma, Justin.” Bruce escupió. “Te dije que nada de negocios divertidos esta noche y ¿Que haces? Haces exactamente lo contrario de lo que te dije!”

“¿Pensaste honestamente que iba simplemente a dejarle poner sus manos en mi y hacerle pensar que el tenía la sartén por el mango? Por supuesto que no,” Me burlé, sacudiendo mi cabeza.

“Te dije que dejaras la pu*ta pistola en casa. Tu fuiste completamente en contra de lo que te había pedido.” El hirvió a través de una fuerte respiración, apretando su mandíbula.

“¿Cuando he escuchado alguna vez lo que tu tenías que decir? Además, Cole se lo merecía desde hace un tiempo y por casualidad eso llegó a ser esta noche.”

“Preocúpate de explicar eso?” Bruce se refirió a mis problemas con Cole mientras paraba en un semáforo en rojo, volviendo toda su atención hacia mi.

Rascándome la parte trasera de mi cuello, ahogué un bostezo. “Sabes como me enviaste a esa misión para manejar el envío de Johnson para Vick en Marzo del 2008?” Cuando Bruce asintió, continué. “Bueno, también resultó ser que Cole fue enviado para hacer exactamente lo mismo. Me seguía para llegar allí el primero y yo manejé el trabajo perfectamente. Engañé al bastardo para que fuera en la dirección equivocada y me hice cargo del negocio. Fui a Vick, cogí el dinero y me fui, dejando a Cole con las manos vacías.” Sonreí, recordando todo como si hubiera pasado ayer. “Esta enfadado porque le robé a ciegas.”

Bruce empezó a conducir de nuevo una vez que la luz se volvió verde. “Bueno, eso explica tus problemas con el pero eso no compensa necesariamente el hecho de que tu fueras en mi contra.”

“Vale, papa, lo siento mucho por no respetarte. No pasará de nuevo.” Sonriendo, incliné mi cabeza hacia un lado, “¿Mejor?”

Disparándome una mirada de advertencia, puse mis manos en alto. “Escucha, me molestaste así que decidí llevar mi pistola. En realidad no iba a usarla pero tu dijiste que si ellos empezaban con nosotros, sería correcto tomar represalias-- tus palabras, no las mías-- y eso es lo que hice.” Sacudí mis hombros con indiferencia. “Lo haces parecer como si los hubiera matado. Yo solo me aseguré de que ellos supieran de que nosotros no estábamos jugando juegos.” Le miré. “No me importa lo que el hijo de pu*ta diga, el no esta aquí para negocios. El esta aquí para crear problemas.”

“Odio decirlo, man, pero Justin tiene razón,” Marcus señaló. “Quiero decir, de todos los lugares en el mundo, ¿Porque Stratford? Si, lo que Lyndon dijo en el almacén estaba justo en el punto. Las cosas por aquí se hacen tranquilamente, apenas hay caos a menos que tu lo causes. Lo que quiero saber es como demonios el encontró eso, si el nunca ha estado aquí antes.”

“El ha hecho su investigación. Cole sabe quien soy y ellos saben quienes somos. Estamos en la parte superior del juego e invictos, haciéndonos su oficial objetivo. Ellos han estado tratando de encontrar el suyo desde hace meses, lo puedo garantizar. La única cosa que hice esta noche fue iniciar el fuego.” Sonriendo, me reí entre dientes. “Necesitamos una pequeña llama en nuestras vidas, chicos, y ahora mismo ese combustible resulta ser ellos, y recordar mis palabras cuando digo que ellos se van a quemar.”

Bruce sonrió, riendo entre dientes. “La prisión sin duda, te ha marcado.” Dándome una mirada por encima, el volvió una esquina, rodando por la calle demasiado familiar.

Frunciendo el ceño, miré por encima en su dirección.

Moviéndose cerca, Bruce golpeo su palma sobre mi hombro, dándole un juguetón empujón. “Solo estoy jugando contigo, man, relax.”

“Lo que sea.” Recostándome contra el asiento de cuero, pasé mis dedos a través de mi pelo. “Solo quiero quitarlos del camino, mas bien temprano que tarde.”

“Y lo haremos, solo tenemos que hacer un paso por el momento. La última cosa que necesitamos es que ellos se pongan al día con nuestros planes y traten de sobrepasarnos.”

“Lo que nunca ocurrirá,” Reí.” Ellos pueden tratar todo lo que ellos quieran; ellos solo van a conseguir que les maten.” Cambié mi mirada hacia el exterior. “¿Estamos en casa ya? Estoy demasiado enfadado y cansado como para funcionar en estos momentos. Todo lo que quiero es tumbarme en mi cama con mi chica y descansar esta noche, porque solo Dios sabe lo que va a pasar mañana.”

“Te entiendo,” John suspiró, apoyando sus pies sobre el respaldo de mi silla mientras el tomaba una profunda respiración, “Ha sido drama constante durante los últimos días. Todo lo que quiero es una buena noche de descanso, solo olvidarme de todo por un par de horas.”

“Bueno, mirad eso chicos, parece como si vosotros dos pudierais en realidad ser civiles uno con el otro de nuevo, sin querer arrancaos la cabeza uno del otro.” Bruce nos gritó mientras el miraba a John a través del espejo del retrovisor antes de cambiar para mirarme a mí.

“¿Que puedo decir? He tenido el palo bastante pegado a mi cu*lo estos últimos dos días.” Reí.

“Esa es la atenuación del año.” Marco murmuró en voz baja.

Frunciendo el ceño hacia él, estaba a punto de decir algo cuando el coche rugió parando, las llaves se balanceaban en el agarre de Bruce, mientras el las sacaba de la ignición.

“Estamos en casa...” El se movió hacia delante, algo a lo lejos captó su atención, “y parece que no estamos solos.” Abriendo la puerta del coche, el salió.

Levantando una ceja, el interés se despertó en mi y rápidamente salí también, siguiendo el camino de Bruce hacia la acera y hacia la puerta, que para mi sorpresa, estaba abierta.

“¿Que esta pasando aquí?” Bruce preguntó mientras el miraba dentro de la casa, sus ojos cayeron en ____, Carly y otra chica que nunca antes había visto en mi vida.

Y esa chica se dio la vuelta en el mismo momento que Bruce hablaba, sus ojos estaban oscurecidos con resentimiento. Ella tenía el pelo castaño oscuro y un pequeño lunar justo debajo de su ojo derecho. “¿Donde has estado?”

“Solo fuimos fuera a buscar algo de comer,” Bruce caminó hacia ella. “¿Que estas haciendo aquí?”

“Estaba preocupada por ti,” Ella metió un mechón de pelo detrás de su oreja, “porque alguien no cogía su teléfono cuando le llame como diez veces.” Ella susurró con amargura, su cuerpo era como de la mitad de tamaño de Bruce.

“Lo siento; debí de olvidar encenderlo.” Bruce sacó su teléfono, encendiéndolo. “Ya, ¿estas contenta?” El le mostró el signo brillante de bienvenida de su pantalla.

Cruzando sus brazos, ella lo miró. “No, no lo estoy. ¿Que en el nombre de Dios estaba haciendo saliendo fuera a comer tan tarde por la noche?” Ella elevó sus cejas, apoyando su peso sobre un lado.

“No podíamos dormir y teníamos hambre.” Bruce envolvió sus brazos alrededor de su cintura, acercándola. “No puedo cocinar algo que no sea un par de huevos y estábamos muriendo de hambre por algo apetecible, así que salimos a ese restaurante en el centro que se encuentra abierto las veinticuatro horas del día los siete días de la semana.”

Miré con alegría mientras Bruce hacía todo lo correcto para asegurarse de que su chica no se quedaba enfadada con él. Fue muy entretenido por no decir menos. ¿Quien sabía que Bruce tenía esas habilidades? “Tu debes de ser Stephanie,”

Mirando por encima del hombro de Bruce, Stephanie pasó sus ojos de arriba a abajo por mi cuerpo. “¿Y tu eres?”

Me reí entre dientes, metiendo mis manos en mis bolsillos. “Justin Bieber.”

“Oh, tu eres al que arrestaron, ¿verdad?”

“Steph,” Bruce regañó entre dientes, apretando sus costados para que se callara.

Yo simplemente me reí, mirando con diversión mientras ellos discutían en voz baja, de aquí para allá, antes de que sus ojos encontraran los míos de nuevo.

“Lo siento,” Ella murmuró, “eso fue grosero de mi parte.”

“Disculpas aceptadas,” Sonreí, evitando los ojos ardientes de Carly contra mi carne.

“Ca*brón,” Ella murmuró, mordiendo sus uñas.

“¿Que fue eso?”

“Nada.” Ella suspiró mientras John llegaba a su lado, su brazo se envolvió protectoramente alrededor de su delgada cintura. “No dije nada.”

“Eso es lo que pensé.” Riendo entre dientes, estaba a punto de darme la vuelta cuando vi algo extraño en su mano. “¿Porque llevas una lámpara?”

“¿Que?” Confundido al principio, hasta que ella miró a su mano, ella cayó en la cuenta. “Oh,” Ella enfatizó, sonrojándose por la vergüenza en el momento en el que todos se volvieron para mirarla. “_____ cogió esto porque ella pensó que había algún asesino afuera.”

Frunciendo mis cejas juntas, negué con mi cabeza. “Chicas, sois tan raras.”

“Hey! No es nuestra culpa que Stephanie decidiera atacar la puerta delantera como un animal!” Ella interrumpió antes de volverse hacia Stephanie. “Sin ofender.”

Ella se encogió de hombros. “No lo tengo en cuenta.”

“Vale, entonces...” Lamiendo mis labios, choqué mis manos juntas. “Por mucho que me gustaría quedarme y hablar con vosotros, chicos, estoy agotado, así que os veré mañana, chicos.” Agarrando la mano de ____ en la mía, empecé a caminar hacia las escaleras. “Oh y ¿Stephanie?”

“¿Si?”

“Fue un placer conocerte finalmente. Preocúpate de Bruce por mi esta noche; el esta demasiado estresado,” Guiñé un ojo juguetonamente en su dirección, ganándome un gruñido de desaprobación de Bruce.

Ella miró de reojo con picardía, su brazo se cruzó alrededor de Bruce mientras ella se firmaba a él firmemente. “No tienes que preocuparte por él. Lo tengo bajo control.”

“Estoy seguro de ello,” Me reí, levantando dos dedos en señal de paz y subiendo las escaleras antes de que Bruce pudiera tirarme algo.

Cerrando la puerta detrás de mi y de _____ una vez que subimos las escaleras, empecé a quitar mi camiseta, preparándome para dirigirme a la cama, cuando me di cuenta de que ____ no se había movido desde que ella había puesto un pie dentro. “¿Que esta mal?”

“¿Donde estuviste esta noche?” Ella apretó sus labios juntos.

“Bruce ya os dijo, nos fuimos a comer--”

“No,” Ella negó con su cabeza. “Eso es lo que el le dijo a Stephanie. Quiero la verdad y no me mientas. Tu odias cuando te miento y espero que me des la misma cortesía.”

“No estoy mintiendo,” Caminé hacia ella. “Estábamos hambrientos, así que fuimos a por algo de comida. No veo cual es el gran problema.”

“El gran problema es que Stephanie pensaba que vosotros estabais en negocios y yo no lo dudo ni un poco.”

“Cariño,” Me reí a pesar de la incertidumbre creciendo en mi estómago por lo que estaba ocurriendo. “Eso es absurdo. ¿Porque demonios haríamos negocios a estas horas?”

“No lo se, dime tu.” Ella se quedó mirándome, sin dar marcha atrás. Ella estaba decidida a conseguir la verdad de mi y llevarme a probar que ella estaba equivocada. “Nunca antes te ha parado.”

“Ya sabes, me estoy realmente molestando y cansando de que dudes de mi.” Sacudí mi cabeza, “Necesitas confiar en mí. Así es como las relaciones funcionan, la última vez que me di cuenta.”

“Y la última vez que me di cuenta, tu pareja no debe de mentir a la persona que ellos dicen amar.”

“¿Porque es que siempre te estoy mintiendo?” Exclamé con exasperación.

“Porque lo has hecho antes.”

“¿Hablas en serio?” Grité, lanzando mis manos al aire por la frustración. “Necesitas seguir adelante y olvidarte del jodido pasado. ¿No fuiste tu la que me dijo que no podemos deshacer las cosas que hemos hecho y que no podemos volver en el tiempo y hacerlas de manera diferente?” Cuando ella no contestó nada, tomé esto como mi señal para seguir adelante, “Se supone que debemos de perdonar, olvidar y seguir adelante, ¿verdad? ¿Así que porque no estas siguiendo tus propios consejos?”

“No lo se Justin,” Ella pretendía pensar en ello, “quizás es porque no quiero que acabes muerto? ¿O que te alejen de mi otra vez? Acabas de salir de prisión; ¿Realmente quieres correr el riesgo otra vez de que seas atrapado?”

“No me atraparan!”

“Así que admites que estabas haciendo negocios esta noche?”

“No! Yo solo--tu--ugh!” Golpeé el aire antes de tirar de los extremos de mi pelo, “para de jugar juegos mentales conmigo, _____!”

“No lo estoy haciendo!”

“Lo estas haciendo!” Dándome cuenta de que yo estaba ahora a centímetros de su cara, echando humo, di un paso atrás. Cerrando mis ojos, ordenándome calmarme. “Lo siento; no quería gritarte... yo solo,” Haciendo una pausa, recogí mis pensamientos, suspirando. “Tienes que confiar en mí”

“Confío en ti, no es sobre eso. Yo solo me preocupo por ti--”

“No deberías de tener que preocuparte por nada. No tengo dieciocho años ya, ____, no soy el mismo chico que era hace tres años. Tienes razón, mucho puede cambiar en tres años y tu no eres la única que participas en ello. Yo también lo hice. Aprendí de mis errores y me prometí a mi mismo que nunca iba a hacerte daño así de nuevo. ¿Vale?”

Mordiendo su labio, _____ pensó sobre todo que yo había dicho y después de lo que se sintió como horas, lo que solo fueron segundos, ella asintió. “Vale,” Ella susurró, “Te creo.”

Dejando escapar un gemido que ni siquiera sabía que había estado conteniendo durante tanto tiempo, le abracé, poniendo un beso en la parte superior de su cabeza. “Odio cuando peleamos.” Murmuré en señal de rendición, mi cuerpo se relajó bajo su tacto.

“Yo también lo odio.” Ella murmuró en mi pecho.

Frotando su espalda reconfortantemente, me aparté, besándole suavemente en sus labios. “Venga, vamos a la cama, ¿vale?”

Asintiendo, ella tomó mi mano en las suyas, haciendo su camino hacia la cama. Cogiendo la manta, ella se metió primero antes de que yo me deslizara a su lado. Poniendo la manta sobre nosotros, _____ meció su cuerpo en mis brazos, sus piernas estaban tumbadas a través de mi pierna izquierda mientras que mi derecha estaba tendida sobre las suyas, los brazos me mantenía cerca de su pecho mientras ella se acariciaba en el mío.

Cepillando su pelo de su cara, ella me miró, su nariz fruncida haciéndome sonreir. Besando la punta de su nariz, me quedé mirándola con adoración mientras ella se reía, metiendo su cabeza en la nuca de mi cuello. “Te quiero.” Susurré.

“Yo también te quiero.” Presionando sus labios contra mi pecho, ella suspiró con alegría y no pude evitar sentir la culpa empezar a comerme por dentro.

Mire como ella caía poco a poco en un profundo sueño, su pecho subía y bajaba naturalmente con su propio ritmo, su cuerpo estaba tranquilo.

Ella era todo lo que yo siempre había esperado y ella significaba todo para mi, yo todavía seguía encontrando maneras de hacerle daño a pesar de las razones detrás de ello.

Cuanto mas seguía mirándola, mas me acordaba de porqué le ocultaba cosas en primer lugar. Ella estaba mejor sin saber nada. Era mas seguro de esta forma. Cuanto menos supiera, mejor. Solo esperaba que esto no volviera y me mordiera en mi cu*lo como lo había hecho en innumerables veces.

20 comentarios:

  1. que lendo, que lendo kjhgfds

    ResponderEliminar
  2. AMO ESTA NOVELA, ES LA MEJOR DEL MUNDO.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por traducirla,,enserio. Sé que te lo habrán dicho un montón de veces pero es que...LLEVAN RAZÓN JODER! ERES LA PUTA AMA :)

    ResponderEliminar
  4. JODER AMO ESTA NOVELA!!!!! cito las palabras de Miriam Muños ERES LA PUTA AMA JODER!!!!! repito gracias gracias gracias x traducirla sbnahdbnahbca Danger te amo

    ResponderEliminar
  5. putaaaa q lindooooooooooo
    lo amooooooooo ♥

    ResponderEliminar
  6. Aaaaaaaaaaaaah! Puta madre hdaskjlhdkjashdkja AMOOOOOOOO ESTA NOVELA <3 <3
    ES PERFECTA, CON TODAS SUS LETRAS <3

    ResponderEliminar
  7. ¿es que no puedo amar más esta novela? realmente no asdfghjkl

    ResponderEliminar
  8. ASDFGHJKL. Simplemente puedo decir eso. @AroaAl18

    ResponderEliminar
  9. cuanto amor :333 pero ella deveria saber lo k estaba asiendo justin esa noche por que si se entera k pasara???

    ResponderEliminar
  10. aww no puedo mas AMO ESTA NOVELAA ya no hay ninguna otra que me entretenga ya la he releido incontables veces me encanta demasiado esta novelas repito las palabras de todos ERES LA PUTA AMA Y GRACIAS POR TRADUCIR

    ResponderEliminar
  11. amo esta novela!! es la mejor del mundo

    ResponderEliminar
  12. Mierda! Justin tiene nuevos enemigos? Diiios la ame <3 maludiaz

    ResponderEliminar
  13. mmh esta novela es la mejor que he leido en mi vida junto con el libro de bajo la misma estrella... ojala que el final sea bueno <3 a.p

    ResponderEliminar
  14. Es mejor que le cuentes las cosas Bieber .-. Por qué al final te van a "morder el culo" xc
    Y pensar que justamente en este capítulo, Bieber es el que se caba su propia tumba por...por... Idiota xc

    ResponderEliminar