domingo, 24 de marzo de 2013

Danger's Back - Capitulo 30


“Are you trying to get yourself killed?” - “¿Estas tratando de hacer que te maten?”


_____’s Point of View:

Para cuando me había levantado esta mañana, Justin ya se había ido. La marca de su cuerpo que una vez descansó a mi lado durante la noche pasada a su paso, mientras yo me ajustaba al brillo del sol radiante a través de las ranuras de las sombras.

Hace casi tres días ahora y he visto a Justin solo un total de seis veces; cada mañana y noche antes de que nos fuéramos a la cama, a parte de eso, el ha estado encerrado con los chicos discutiendo lo que nos dijeron a Carly y a mi que eran “negocios”.

Me estaba volviendo loca por decir menos, tener que estar encerrada en esa gran casa con absolutamente nada que hacer. Traté todo lo que pude para convencer a los chicos de dejarnos a Carly y a mi y ir a hacer algo de compras, cada uno de ellos vinieron con una excusa de que este lugar estaba todo lleno para quedarse una semana con todas las cosas que necesitábamos para sobrevivir.

Ni siquiera me dejaron ir afuera por miedo a que alguien me encontrara. Ellos no tenían idea de con quien estaban enlazados los Snipers y por todo lo que sabíamos, ellos podían estar justo en este barrio. Es absolutamente ridículo, pero tratando de mostrar a Justin que la absurdidad del asunto, no fue posible porque no importa lo que yo dijera o hiciera, estaba mal y el tenía razón como de costumbre.

Desde nuestro bastante gran discusión cuando habíamos llegado, las cosas han estado al borde entre nosotros, incluso a pesar de que habíamos hecho lo que parecía ser una rectificación esa noche. Podía sentir su vacilación cada vez que el me miraba a mi y hacía a mi estómago retorcerse dolorosamente ante la falta de emociones que el estaba frunciendo.

Quitando la manta de mi cuerpo, estiré mis piernas, haciendo una mueca ante la tensión en mis músculos. Toda la noche había estado dando vueltas y volviéndome con varios pensamientos dando vueltas alrededor de mi cabeza, advirtiéndome de algo.

Estaba allí, la oscuridad, el entumecimiento, la ardiente intensidad. Estaba produciéndose y era solo cuestión de tiempo antes de que una cerilla fuera encendida y tirada en el fuego, haciendo que todo se pusiera en llamas.

Obligando a mis piernas a empezar a moverse, ignoré el dolor en mi cuerpo mientras hacía mi camino hacia el baño. Salpicando agua fría en mi cara para despertarme, cepillé mis dientes antes de poner mi cabello indomable en un alborotado moño.

Limpiando la encimera, tiré la toalla de papel que había usado, en la basura antes de mirar arriba hacia el espejo, las bolsas debajo de mis ojos eran un definido signo de mi angustia y falta de sueño. Suspirando para mi misma, me decidí por dejar el maquillaje, porque no estoy de humor para cubrir lo que todos ya sabían.

Saliendo en nuestra habitación, empecé a mirar a través de todas las pilas de ropa que había traído conmigo. Poniéndome un par de jeans, una holgada camiseta de tirantes simple y un cardigan, puse la camiseta que había llevado en la cama la noche anterior, doblándola y metiéndola de nuevo en mi maleta porque sabía que la llevaría de nuevo mas tarde esta noche, antes de cubrir mis pies desnudos con un par de calcetines rizados.

Poniéndome de pie erguida, jadeé ante la repentina borrosa presencia de otro. Dándome la vuelta rápidamente, casi me muero del susto ante la imagen de los ojos distantes de Justin mirando fijamente la longitud de mi cuerpo. Repentinamente sintiendo un poco de auto-conciencia, incómodamente envolví mis brazos alrededor de mi torso, cambiando mi peso a un lado mientras le miraba fijamente a través de mis pestañas. “Hey,” Hablé suavemente, metiendo mechones sueltos de mi cabello detrás de mis orejas.

“Hola.” El respondió cortamente. “¿Que estas haciendo?”

“Solo estoy preparándome para bajar y desayunar. ¿Comiste ya?”

“Si, John y yo cogimos una rosquilla cuando entramos.” Un silencio cayó entre nosotros mientras Justin se acercaba a mi, sus manos ahuecando mis mejillas en sus palmas. Frotando sus pulgares debajo de mis ojos, el frunció el ceño. “¿Dormiste algo anoche?” Él murmuró.

“Solo no me he estado sintiendo muy bien. Ha sido mucho para digerir en estos últimos días... y por alguna razón simplemente he estado inquieta, pero estoy bien, de verdad.”

“No me mientras.” El habló con severidad, aunque la suavidad en su tono de voz se escuchó, su mano libre agarraba mi cintura en un apretado agarre. “Te sentí dar vueltas y moverte en medio de la noche.”

“No tienes nada de lo que preocuparte.” Tranquilicé desesperadamente. “Estoy bien. Si te hace sentir mejor, tomaré una siesta mas tarde. Tengo mucho en mi cabeza ahora mismo, estoy tratando de darle sentido a todo.”

Exhalando por su nariz, Justin dejó sus manos caer en mi cintura, su frente presionándose contra mi hombro. “No puedes hacerte esto a ti misma... no cuando todo esta...”

“¿Todo esta qué?” Pregunté, desesperada por respuestas. Necesitaba algo, cualquier cosa para saber que no lo estaba perdiendo a él en todo este lío.

“Todo esta...” Encontrando mis ojos, puse sentir la agonía dentro de ellos. Sacudiendo su cabeza, el liberó su agarre, “Olvídalo.”

Dejando escapar un tembloroso suspiro, bajé mi camiseta, sin ni siquiera molestándome por mi suéter mientras este colgaba de mis muñecas mientras me daba la vuelta para hacerle frente. Ahuecando su cara en mis manos, acaricié sus mejillas con mis pulgares, buscando sus ojos por respuestas--respuestas que por muy dura que yo pareciera-- no podría encontrar.

“Vamos a estar bien.” Murmuré, sabiendo que esto era lo que el necesitaba escuchar. El necesitaba consuelo, el necesitaba esperanza y el necesitaba amor... amor que el desesperadamente apartaba, no queriendo nada que hacer con el.

Presionando mis labios contra los suyos, sentí mi corazón contraerse ante la tranquilidad que él mostraba. Retrocediendo, parpadeé, frenando las lágrimas que amenazaban con caer.

Agarrando mis manos en las suyas, Justin las sostuvo en la distancia mientras el suspiraba. “Lo se.” El dijo pero el no lo sabía. Dejándome ir, el metió sus manos en sus bolsillos. “Yo, ugh, mejor que me vaya abajo. ¿Vienes?”

“Si, solo dame...” Me interrumpí, sin saber que decir, “Dame un minuto.” Rozándole, caminé hacia la cama, decidiendo que sería mejor empezar a arreglarla ahora, no dispuesta a tratar de luchar contra algo que el claramente no quería arreglar.

Ahuecando las almohadas, las puse hacia arriba antes de extender la manta en la cama después de arreglar las sábanas debajo, aplanando las arrugas y arreglando cualquier ángulo. Mirando hacia arriba, deje escapar un muy necesitado aliento cuando vi que él se había ido.

Tirando mi espaldas contra la cama en angustia, puse mi cabeza en mis manos, preguntándome donde nos habíamos equivocado.



Avanzando por las escaleras y dentro de la cocina, me sorprendía l ver a todos sentados alrededor de la encimera, charlando entre ellos. “Buenos días,” Reconocí con una sonrisa, mis ojos ligeramente rozaban la figura de Justin antes de descansar en todos los demás.

“Buenos días,” Todos ellos contestaron en unísono, los labios de Justin permanecían apretados juntos mientras sus ojos seguían pegados a mi prácticamente quemando agujeros a través de mi piel.

Nerviosa arrastrando mis pies, me volví para mirar al refrigerados, agarrando el cartón de zumo de naranja antes de verter un poco en un vaso de plástico. “¿Alguien más quiere un poco?” Me volví, tomando un sorbo, mis cejas estaban levantadas en cuestión.

“No gracias, niña.” Marcus sonrió ganándose una mirada feroz de mi dirección, en la que él rió, “Estamos bien.”

Murmurando incoherentemente para mi misma, aparté el zumo de naranja antes de apoyarme a mí misma contra el mostrador, vacilante, tomando un asiento al lado de Justin.  “Así que, ¿Como va con, ya sabes, todo? ¿Algún progreso?”

“_____...” Justin empezó en un bajo murmullo, advirtiéndome que no empezara.

Suspirando, metí mi cabello detrás de mis orejas, “Solo estoy tratando de hacer conversación.” Levante mis manos en señal de rendición, “No tienes que compartir nada conmigo si no quieres.”

“Bien, porque no lo vamos a hacer,” El disparó en respuesta, ganándose una mirada de sorpresa de los chicos, haciendo que mis mejillas quemaran por la vergüenza. Una cosa es que él me hable mal cuando estamos nosotros solos pero en frente de otros, incluso si fuera solo ellos, me hacía querer esconderme, especialmente cuando el lo hacía mas de una vez.

“Esta bien,” Suspiré, mis hombros cayeron en derrota. Mi voluntad para luchar contra ello, se estaba desvaneciendo poco a poco y la necesidad de defenderme a mi misma estaba fuera de alcance. Estaba cansándome de discutir y tratar lo mejor de mi de esquivar cualquier enfrentamiento posible.

“Justin,” Marco empezó, una risa nerviosa oculta se escapaba de sus labio entreabiertos, las cejas estaban puestas en un ceño fruncido, “Relax man, ella ni siquiera hizo nada--”

“¿Que tal si te callas la boca y te preocupas de tu propio maldito asunto?” Justin se burló, su labio se curvó en disgusto, “La última vez que me di cuenta ella era mi novia, no la tuya.”

Mi corazón me dio un vuelco mientras mordía mi labio, sintiendo la banda del anillo que el me había dado, quemar contra mi carne.

“Justin,” John murmuró, el aire alrededor de nosotros se estaba espesando.

Justin se estremeció interiormente, negándose a encontrarse con mis ojos, “Prometida,” El corrigió aturdido. “Quería decir mi prometida.”

Marco aclaró su garganta, “Independientemente de lo que ella es para ti, no tienes que tratarla como una mier*da. Ella es parte de esto también, te guste o no--”

“Esa es la cosa, ella no lo debería ser!” Justin gritó, su pu*ño se puso con dureza en contacto con el mostrador haciendo que yo saltara por el repentino estallido. “Ella no debería de tener que ser parte de esto joder. Esto no debería ni siquiera estar pasando ahora mismo.” El siseó, las venas en sus brazos latían con furia.

“Justin...” Me incliné para calmarlo.

“No.” El espetó, apartándose de mi tacto. Pasando sus manos con fervor de arriba abajo por su cara, Justin maldijo completamente antes de que el taburete en el que él estaba sentado chirriara. “Tengo que salir de aquí.”

“¿A donde vas?”

“No lo se,” El disparó respondiendo, “Solo necesito algo de tiempo para pensar.” Empezando a ir hacia la puerta, Justin reaccionó tarde antes de pararse en seco. Mirando con ojos muy abiertos por la parte trasera de su cuerpo, preguntándome lo que el estaba pensando, me sorprendí cuando el se dio la vuelta sobre los talones de sus zapatos, mirándome una vez mas. Caminando hacia atrás, su altura se elevó sobre la mía, Justin agarró la parte trasera de mi cuello, acercándome. Presionando sus labios fríos y agrietados contra mi frente, me quedé paralizada mientras contenía mi aliento, sintiendo mi pecho doler.

Y en solo segundos, el se había ido, nada mas que su olor permanecía en el aire.


Justin’s Point of View:

Tenía que salir.

Me estaba ahogando, la oscuridad girando dentro arañaba mis entrañas, la desesperación que he sentido por años, estaba desgarrando mi alma. No podía respirar y no podía pensar. Me sentía atrapado en el interior de mi propio cuerpo. El aire alrededor de mi estaba poniéndose duro y parecía como si las paredes se estuvieran cerrando alrededor de mi.

Caminando a través de las hojas secas cubiertas contra el suelo del lado del camino, hice mi camino hacia la parte trasera del área de la casa de seguridad. Encontrando el cobertizo que habíamos localizado aquí afuera para usar las armas, abrí as puertas de madera, una nube de polvo y aire frío entraba a mis pulmones mientras yo tosía, empujando los numerosos utensilios en el suelo.

Recostándome contra el cuadro de herramientas, cerré mis ojos, descansando mi cabeza en el frío metal debajo de mi. Exhalando a través de mi nariz, sentí la adrenalina golpearme mientras los recuerdos regresaban flotando, ahogándome en la oscuridad.

“Primero, voy a derribar tu negocio hasta el suelo, dejarte con nada a lo que volver, luego, voy a despojar tu dinero, dejarte sin un solo centavo en tu nombre...”

Apretando mi mandíbula, luché para contener el odio acumulándose en mi interior. La ira que he tratado tan duramente de mantener bloqueada, llegaba para darse rienda suelta mientras mi sangre hervía, la imagen de la asquerosa sonrisa de Cole estaba grabada en mi cabeza.

“...y después de que haya acabado con todo eso,” Su voz sonó en mis oídos como si el estuviera de pie en esta misma habitación conmigo, “Voy a atarte a una silla y a hacerte ver como me fo*llo a tu chica sin sentido y luego la mato, justo en frente de tus ojos.”  Apretando mis dientes juntos, cavé mis uñas en mis palmas, mis manos se formaban en pu*ños ante la mención de ______. Solo el pensamiento de el tocándola, me ponía enfermo el estómago. “Vas a ver como tu vida se desmorona por las costuras y voy a amar cada segundo de ello.”

Dejando escapar un grito de angustia, agarré la cosa mas cercana a mi lado y la tiré al otro lado de la habitación, mirando como caía al suelo en un golpe. Respirando profundamente con furia, sentí mi mente adormecerse y antes de que me diera cuenta, empecé a tirar todo lo que pude encontrar.

Pasando mis dedos a través de mi pelo, di una patada a algo, ignorando el dolor que se disparó por mi pierna de vuelta mientras tiraba de los extremos de mis raíces.

“Jesucristo, ¿que pasó aquí?” Levantando la mirada, vi a John entrar, sus ojos echaban un vistazo a toda la zona. “¿Te atacaron una manada de lobos o algo?”

Evitando sus ojos, presioné mis labios juntos en una delgada línea. Descansando mis manos en mis caderas, seguí la mirada de John. “Jodido infierno,” Murmuré una vez que me di cuenta que había hecho. Frotando mi cara con vigor, gemí, dando una patada a el neumático de una de las motos que habíamos escondido aquí. “Estoy perdiendo mi cabeza.”

“Puedo verlo.” El respondió, sombríamente. Apoyándose contra la puerta, John cruzó sus piernas, afirmándose a si mismo mientras el sostenía su hombro. “¿Que te pasa?”

Poniendo mis manos en mis costados, tragué la sequedad en mi garganta. “¿Me creerías si te dijera que no tengo ni idea?”

Mirándome sin decir una palabra, John inclinó su cabeza en asentimiento, “Te creo Justin, pero ahora no es el momento para esto. No puedes--te necesitamos en tu mejor juego ahora mas que nunca--”

“¿No crees que se eso?” Escupí, gruñendo con molestia.

“Si lo sabes, entonces porque estas rechazando todo como si nada? Has estado actuando últimamente y ninguno de nosotros tenemos idea de porque. Una cosa es que arremetas contra nosotros; lo hemos visto todo antes pero otra cosa es cuando estas haciéndolo a la chica que tu amas, por ninguna razón.” Sacudiendo su cabeza, el se apartó de la puerta, caminando hacia mi. “Algo esta pasando contigo y no me voy a ir de este lugar hasta que me digas lo que es.”

“No es nada.”

“Y esperas que simplemente crea eso?”

“Espero que lo dejes ir.” Respondí con un suspiro.

John ridiculizó, “Voy a necesitar que tu colabores conmigo aquí. Quiero ayudarte pero no puedo hacer nada si no te abres. Desde que nosotros tuvimos que irnos, has estado actuando como un completo gilip*ollas haciendo a todo el mundo sentirse como una mier*da. No eres el único afectado por todo esto, maldita sea. Todos somos una parte de este pu*to lío y parece que tu no puedes entenderlo. Estoy cansado de mimarte. Es hora de que crezcas y tomes el control de tu jodida vida. Sentarte y lanzar mierda no te llevará a ninguna parte.”

Ahuecando la parte trasera de mi cuello, mi mandíbula se tensó. “Así que me estas diciendo que si alguien amenazara con destruir todo por lo que has trabajado tan duro, incluyendo a tu chica, no estarías ni lo más mínimo enfadado?”

Una arruga se grabó en la base de sus cejas mientras ellas se fruncían. “¿De que estas hablando?”

Sentándome en el suelo, me junté contra la moto, mis rodillas estaban contra mi pecho mientras mis codos colgaban de los extremos. Cerrando mis ojos mientras recostaba mi cabeza, tomé una profunda respiración. “Cole.” Admití tímidamente.

“¿Que pasa con él?”

“Antes de que nos fuéramos del almacén,” Empecé, “el estaba hablando demasiado sobre como el me iba a destrozarme todo lo que sabía. Mi dinero, la casa, el negocio... y luego el me dijo como el iba a llevarse a _____...” Interrumpiéndome, sacudí mi cabeza, la rabia empañaba mis ojos, “Él me dijo que él iba a tener su modo de llegar a ella y yo iba a ver todo pasar.”

“Cole habla mucho, Justin. El esta tratando de empujar tus extremos y por el aspecto de ello, el lo logró. No puedes dejarles entrar en tu cabeza; no puedes dejarles creer que ellos te tienen en la palma de sus manos. Tu y yo sabemos que nada le pasará a _____ siempre y cuando estemos todavía respirando. Ella esta a salvo, ¿vale? Si la tenemos que mantener aquí mientras entramos en una guerra con ellos para asegurar eso, entonces, que así sea.”

“Solo pensar en ello... me recuerda a cuando Luke la secuestro. ¿Sabes?” Mirándole hacia arriba, me encogí de hombros sin esperanza. “Cuando vi a _____ llorar con su camiseta desgarrada con ese cabr*on encima de ella...” Sentí la bilis subir en mi garganta. “Pude verlo en sus ojos, ella estaba tan asustada esa noche. Tu lo has visto todo por ti mismo John. Ella estaba...--” Me callé. “Me niego a dejar que pase de nuevo. Casi la pierdo una vez, no lo consentiré. No se que haría si ella alguna vez...” Sacudiendo mi cabeza, redondeé mis manos en pu*ños, tratando de calmarme a mí mismo.

“Ella va a estar bien siempre y cuando hagamos esto bien. Hemos estado planeando esto por casi una semana ahora, nos desharemos de ellos justo como deberíamos de haber hecho el segundo que ellos pusieron un pie en Stratford, pero para hacer eso, voy a necesitar que te concentres y olvides todo que ese hijo de pu*ta dijo. Se que esto va a ser difícil para ti, es difícil para todos nosotros pero creo que es seguro decir que has estado sacando tu ira con la gente equivocada. Deberías concentrar toda esa energía en Cole, no en _____. Ella es la luz que te hace seguir man. Tienes que dejar de rechazarla.”

Tomando en consideración lo que el estaba diciendo, hice un esfuerzo para decir algo en correspondencia cuando la puerta que conducía adentro del cobertizo, se abrió, Marco entraba.

“¿Estáis listo chicos?”

Entreabriendo mis labios en confusión, ladeé mi cabeza hacia un lado, “¿Para que?”

“Jason va a venir hoy de Las Vengas,”

Una maliciosa sonrisa se extendió a través de mi rostro mientras me ponía de pie, sacudiéndome. Casi olvidé que le habíamos exigido una reunión para discutir donde se hallaban sus lealtades. “Entonces, que empiece el juego, ¿no?”


______’s Point of View:

“Ignóralo,” Bruce dijo como si fuera la cosa mas fácil en el mundo y por la expresión en mi cara, el captó el mensaje. “El tiene muchas cosas en su cabeza y la única cosa que el podría pensar en hacer es dejarlo salir en la gente que el ama. Es su mecanismo de afrontamiento-- el aleja a las personas cuando las cosas se ponen duras porque en su cabeza el no quiere arrastrarte al infierno con el.”

“Si,” Marcus razonó con una sonrisa educada. “De todo el mundo tu, deberías saber eso.” El afirmó sabiendo mientras el metía el rresto de cereal que el estaba comiendo en su boca.

“No pienses demasiado en ello.” Bruce descansó una mano reconfortante en mi hombro, “el volverá a sus sentidos tarde o temprano--”

“No.” John habló, “Hay mas que eso. Tiene que haberlo. Esto ha estado pasando durante mucho tiempo y no es justo para ninguno de nosotros--especialmente para ti.” El dijo mientras me miraba por encima. “Voy a encontrar lo que esta mal, incluso si tengo que forzarlo a sacarlo de él.” El gruñó irritadamente mientras el se ponía de pie.

“No creo que será una buena idea con tu hombro y todo.” Bruce rascó la parte trasera de su cabeza. “Si vosotros dos deciden pelear--”

John sacudió su cabeza. “No lo haremos. Solo quiero hablar con el, ver que estaba pasando en esa cabeza suya.”

“Quizás Marcus debería ir contigo.” Bruce sugirió abiertamente con ansiedad, pareciendo un poco nervioso.”

“No, voy a hacer esto por mi cuenta. Se como manejarlo cuando el esta así. Sin ofender pero el no se abrirá en público.”

Suspirando, Bruce asintió con su cabeza en derrota. “Esta bien, date prisa entonces, porque McCann esta previsto que se reúna con nosotros en media hora.”

Mientras John salía de la habitación, me volví hacia Bruce con una cautelosa expresión. “¿Jason va a venir?” Mi estómago se revolvió ante el pensamiento del asesino de Jazzy poniendo un pie en su ciudad natal con el estado actual de la mente de Justin.

“El probablemente ya ha llegado a Stratford por lo que sabemos. No tienes que preocuparte por él, ¿vale? Vamos a manejarle de una vez por todas.”

“¿Que pasa con Justin?” Pregunté débilmente. “Si el ve a Jason el se volv--”

“Tengo eso bajo control.” Ofreciendo una sonrisa alentadora, el hizo un gesto hacia mi aspecto casual. “¿No tenéis Carly y tu una clase por la tarde hoy?”

Frunciendo mis cejas, mis ojos lentamente vagaron por mi vestimenta antes de que ellos se abrieran por completo en realización de que el tenía razón. “Mier*da,” Siseé, mentalmente llevándome una mano a la cabeza. “La tenemos.” Poniéndome de pie, me deshice de los restos de mi zumo en el fregadero antes de lavar y alejar el vaso. Secando mis manos, rápidamente salí, corriendo por las escaleras para encontrar a Carly rizando las puntas de su cabello en el baño. “¿Tenemos clase hoy?”

“Sip.” Ella dijo, poniendo énfasis en la ‘p’. Mirándome a través del espejo, su rostro se contorsionó en confusión. “¿Porque no estas vestida?”

“Porque me olvidé por completo.” Suspirando, pasé mis dedos a través de mi cabello. “Dame cinco minutos; te veré abajo, ¿vale?”

“Vale,” Ella sonrió suavemente.

Dándome la vuelta, entré en la habitación, instantáneamente encontrando mi maleta en el suelo mientras revolvía a través de ella sacando un par de jeans y un suéter de manga larga ajustado. Rápidamente desvistiéndome, poniendo la nueva ropa encontrada en su lugar, cepillé mi cabello con mis dedos, desesperadamente tratando de lucir presentable. Decidiendo dejarlo suelto, di toques suaves con algo de lipgloss sobre mis labios antes de cubrir mis pestañas con máscara. Empujando mis cosas hacia un lado, agarré mi bolso antes de lanzarme hacia la puerta y por las escaleras donde Carly estaba de pie con Spencer y Matt.

“Estoy lista.” Exasperé con pesada respiración. “Vamos.”

“Espera un poco.” Bruce rió entre dientes mientras el hacía su camino hacia nosotros, “Tengo algunas reglas para vosotros, chicos. Spencer y Matt estarán vigilando cada movimiento, lo que significaba que no habrá juegos de tratar de escabullirse. Se que esto ha sido difícil para vosotras chicas, pero necesito que colaboréis conmigo. Lo mas rápido que terminemos esta mier*da con McCann, lo más rápido que podemos volver a casa y dejar descansar esta mier*da.”

“Sabemos la instrucción Bruce.” Carly suspiró con un rodamiento de sus ojos. “Lo he escuchado todo antes con John, esta prácticamente perforado en mi cabeza. No lo necesito de ti también.”

“Esta bien, esta bien,” Bruce sonrió, agitando sus manos con desdén. “Adelante, entonces. Espero que estéis de vuelta aquí a las tres, chicos. No mas tarde que eso, ¿vale?”

“Señor, si, señor.” Carly le saludó con una sonrisa burlona.

“No te hagas la lista conmigo Risi.” Bruce advirtió, sin embargo las burlas en sus ojos nos decían que el estaba bromeando.

Riendo, las dos caminamos tomadas de la mano, fuera de la puerta y hacia el coche donde esperamos a que nos llevaran a la Universidad.



Una vez que llegamos, una sensación de libertad me invadió. No me sentía atrapada en el interior de mi propia cabeza. Se sentía bien estar fuera en público por primera vez. Volviéndome hacia Spencer, le entregué mi agenda. “Esa es mi clase para hoy.” Señalé, “Esta en este edificio justo... hacia...” Mirando alrededor, me puse de puntillas hasta que lo encontré. “Allí.”

“Esta bien,” Plegándolo, el metió el trozo de papel en su bolsillo trasero. “Vamos.” Mirando hacia Matt, el asintió en su dirección. “Me reuniré contigo mas tarde, ¿vale?”

Juntando mis manos, los dos nos fuimos por caminos separados. Envolviendo mis brazos alrededor de mi misma, tomé mi labio inferior entre mis dientes mientras temblaba de frío.

“¿Quien olvida traerse su chaqueta?” Spencer cuestionó en broma mientras el me miraba hacia mi.

“Yo, porque soy una idio*ta,” Suspiré, mis dientes ligeramente castañeteaban mientras nos acercábamos al edificio que pronto me daría calor.

Sacándose su chaqueta, el la envolvió alrededor de mis brazos. “Ya esta, ahora deberías estar bien.”

Sacudí mi cabeza, sintiéndome mal. “Spencer, no tienes que--”

“No.” Deteniéndome antes de que pudiera empezar. “Esta bien _____, además si te pones enferma mientras yo estoy, nunca escucharé el final de ello y es probable que Justin me matase.” El rió entre dientes.

Riendo, seguí. “Gracias Spencer.”

“No hay problema, niña.”

Gemí, tirando mi cabeza hacia atrás. “¿Porque todo el mundo dice eso?!”

“Lo siento,” El rió, sonriendo hacia mi.

Suspirando dramáticamente, agité una mano con desdén. “Esta bien; te perdono por esta vez porque fuiste lo suficientemente agradable de darme tu chaqueta.”

El puso su brazo alrededor de mi, “Lo que sea por mi mejor amiga.”

“Aw, Spencer!” Hablé efusivamente con sarcasmo, “¿Soy tu mejor amiga?”

Riendo, el sacudió su cabeza. “Tu eres ridícula.”

“Pero pensé que era tu mejor amiga? Jesús, Spencer, decídete.” Rodé mis ojos en broma.

“Eres una ridícula de mejor amiga, ¿que tal eso?” El levantó una ceja en cuestión luchando contra el impulso de sonreir mientras el sostenía una cara seria.

“Hm...” Pretendiendo pensar sobre ello, toqué con un dedo mi barbilla. “Creo que eso haré por ahora.”

“Bien.” Dejándome ir, el metió sus manos en los bolsillos de sus jeans, silbando su propia melodía.

“_____!”

Volviéndome, estaba a punto de ver quien era cuando Spencer saltó en frente de mi, bloqueándome la visión.

“Si fuera tu, daría un paso atrás y giraría en sentido contrario.” Spencer advirtió, sus músculos se tensaban.

“¿Quien es?” Susurré, llegando hacia arriba, alrededor de su hombros para ver a Tanner de pie a unos metros de distancia.

“Esta resulta que es mi clase,” Tanner replicó, “¿Quien eres tu de todas formas? ¿Su guardaespaldas?” El soltó un bufido en sarcasmo.

“Si, algo así.” Spencer respondió, su mirada era afilada contra Tanner.

“Solo quería hablar con ella, tenemos clase juntos. No quiero hacer daño, tu puedes incluso revisarme si quieres.” Tanner levantó sus manos como un signo de rendición hacia el escepticismo de Spencer.

“Esta bien,” Murmuré, tirando de la camiseta de Spencer. “Lo conozco. El es un amigo.”

“______--”

“Dije que el es seguro, Spencer. No tienes que protegerme de él, esta bien.”

“Pero Justin dijo--”

“¿Esta Justin aquí ahora mismo?” Hice un gesto alrededor de nosotros.

“No, pero--”

“Entonces, estamos bien.” Encontrando mi camino alrededor de él, hice mi camino hacia Tanner. “¿Estas tratando de hacer que te maten?” Siseé lo suficientemente bajo para que Spencer no lo escuchara.

“Yo solo quería ver como estabas; no sabía que eso era un delito.” El resopló una respiración, quitando su mirada de Spencer para mirarme a mi.

“Lo siento.” Suspiré, “Las cosas han sido... una locura últimamente.” Le di una pequeña sonrisa. “El simplemente esta vigilándome.”

“Si, puedo decirlo.” El expiró cínicamente. “¿Ese tipo es realmente tu guardaespaldas?”

“El es ... un amigo,” Racionalicé, “y uno muy protector también. Vamos; no queremos llegar tarde a clase, ¿verdad?” Haciendo un gesto hacia el edificio detrás de nosotros con una sonrisa, estaba desesperada por cambiar de tema mientras empezábamos a caminar de un lado a otro, Spencer caminaba justo detrás de nosotros.

“¿Hiciste los deberes de Corinelli?”

“No tuve el tiempo.” Sonreí con tristeza, mirando hacia delante mientras los dos entrábamos al edificio, el calor nos estaba envolviendo, separándonos del frío tiempo de afuera.

“Eso es comprensible.” El asintió, frunciendo sus labios hacia un lado en pensamiento. “¿Como fue tu fin de semana?”

Riendo ligeramente, sacudí mi cabeza, recordando los últimos días y todo que he sufrido desde entonces. “Fue... lleno de acontecimientos. ¿Que pasa con el tuyo?” Nos detuvimos en la entrada de nuestra clase.

“Eh, fue bien. Definitivamente no lleno de acontecimientos sin embargo.” El bromeó. “¿Te importa explicar el tuyo?”

“No, en realidad,” Admití. “Fue cansado para ser honesta.” Mirando a Spencer, mordí mi labio, volviéndome hacia Tanner. “Te veré dentro, ¿vale?”

Mirando detrás de él a Spencer, Tanner captó el mensaje, asintiendo con su cabeza sin una palabra mientras desaparecía en el interior.

“No me gusta él.” Spencer frunció su ceño, sus ojos quemaban agujeros en la espalda de Tanner.

“Si, bueno, no me importa. Escucha, esta es mi clase y debería estar fuera a las dos y cuarenta y cinco, ¿vale?”

“Si, si, lo tengo.”

“Vale,” Quitándome su chaqueta, se la entregué de vuelta a él. “Gracias.”

“Quédatela.” Spencer se encogió de hombros, “Vas a necesitarla para cuando nos vayamos.”

Riendo, asentí. “Esta bien,” Poniéndola por encima de mi brazo, le di un pequeño saludo antes de entrar, encontrando mi sitio al lado de Tanner.


Justin’s Point of View:

Finalmente era el momento para poner a Jason en su lugar. Por años había estado cavando mas profundo y mas profundo en mi piel, haciendo cualquier cosa en su poder para molestarme y usar mi paciencia delgada. Sabía que Jazzy no hubiera querido que yo me vengara de su muerte y respetaba eso pero ahora, era mucho mas que eso.

El había jugado con mi vida en demasiadas ocasiones y había tenido suficiente de él y de su mier*da.

Ese hijo de pu*ta iba a empezar a hablar esta noche o su cu*lo se le entregaría en una bandeja de plata. Puedo garantizarlo.

“Parece como si quisieras matar a alguien.” Bruce dijo una cuestión con naturalidad, mirándome de reojo.

Una sonrisa se torció en mis ojos mientras masticaba un chicle, mi mandíbula se tensaba ligeramente. “Oh, estoy bien.” Mi rodilla se balanceaba terriblemente, “¿Estamos allí ya?” Pregunté, cambiando de tema.

“Casi,” Mirándome fijamente como si estuviera ocultando un secreto, me volví a propósito para mirar por la ventana, sin querer darle una razón para cuestionarme mas allá.

Apagando el motor, ni siquiera espere a que Bruce cogiera las llaves antes de salir fuera, los cinco de nosotros entrando dentro del almacén.

El sol establecido afuera hacía que una iluminación tenue cayera a través de las ventanas creando un suave resplandor. Sacando mi arma, la incliné para abrirla, revisando para ver si había suficientes balas dentro.

“Woah, woah, woah, aleja esa cosa.” Bruce hizo su camino hacia mi, sus manos estaban en alto en señal de rendición. “No habrá nada de eso esta noche.”

“No tienes que hacer mier*da bruce, si no quieres pero si el no empieza a hablar, una bala se encontrará con la parte trasera de su cabeza y no me importa una mier*da si lo apruebas o no.” Haciendo una demostración, clicando la parte trasera de mi arma cerrándola, la alejé debajo de la cinturilla de mis jeans antes de abrirme paso y cogerme un vaso de agua.

“El esta aquí!” Marco gritó, “Acabo de ver su Range Rover detenerse.”

“Que alegría,” Murmuré sarcásticamente, haciendo mi camino cerca de donde todos ellos estaban de pie esperando a que Jason mostrara su cara. Tomando un sorbo de agua fría, mi mandíbula se tensó en el momento en que la puerta delantera se abrió y el familiar par de Supras rasparon contra el suelo.

“Esta bien,” Jason exclamó perezosamente, sus manos estaban dentro de sus jeans. “¿Que demonios queréis que era tan urgente chicos? Tenía negocios de los que preocuparme en Las Vegas.”

“¿Eso fue antes o después de que decidieras ayudar a interferir con nuestro cargamento?” Hablé primero, ladeando mi cabeza hacia un lado, terminando la pequeña charla y yendo directo al punto. Mis ojos duros descansaban sobre los suyos y podía decir que el estaba sorprendido por mi pregunta. “¿Que? ¿Se te comió la lengua el gato? ¿No pensaste que encontraríamos que uniste fuerzas con los Snipers para ayudar a deshacernos de nosotros?”

“No se de que co*ño estas hablando Bieber.” El siseó, su pelo alborotado hacia el lado mientras el mantenía su compostura

“Que conveniente, McCann. Acabas de olvidar milagrosamente y tratas de jugar inocente, pero verás, eso no va a funcionar en tu favor hoy porque tenemos prueba de que eras tu.”

“¿Y que tipo de prueba sería esa?”

“Vicent Lorelli es la única que persona que crea bombas, además de ti a nuestro alcance, que puedes hacer las granadas mas destructivas, pero el problema aquí es que el se retiró hace unos buenos tres años después de que el casi se matara en 2010 haciendo un trabajo para Danny Cortez. Tu, por otra parte, todavía estas en el negocio, ¿tengo razón?”

“¿A donde demonios vas con esto?” El gruñó furioso, “¿Es esto para lo que me llamaste?”

“Lanzarme preguntas en respuestas para darte tiempo para hacer inventar excusas, no hará nada para ti McCann, porque independientemente de lo que dices o haces, nada cambiará nuestras cabezas. Te sugiero que empieces a jodidamente hablar o te juro por Dios, que te haré hablar yo.” Herví a través de mis dientes apretados.

“Por última vez, no tuve nada que ver--” Antes de que el tuviera la oportunidad de terminara, golpeé mi baso contra el lado de la mesa justo a la izquierda de nosotros, rompiéndolo en pedazos. Agarrando el trozo mas afilado, empujé a Jason contra la pared, presionando el frío material de la orilla a su cuello, mis ojos estaban negros con rabia. “No voy a decirlo de nuevo Jason,” advertí, “Empieza a hablar.”

“Vete a la mierda de mi.”

“Respuesta incorrecta,” Abriendo su cuello un poco, miré como el se estremecía en respuesta, agarrando mi mano para evitar que continuara. “Te despellejaré.” Amenacé.

“Adelante,” El gruñó, “porque no hice nada.”

Sonriendo, desgarré su piel un poco mas, clavando en ella. “Puede que quieras volver a pensar esa respuesta.” Susurré amenazadoramente.

“Christo Justin,” Bruce murmuró detrás de mi pero no le presté atención, manteniendo mi atención hacia el hijo de pu*ta en frente de mi.

“Que te jodan.” Jason escupió.

Presionando mi lengua contra el paladar de mi boca, saqué a Jason de la pared antes de golpearlo de nuevo contra ella, mi mano se deslizo arriba para agarrar su mandíbula mientras mantenía su cabeza hacia arriba, su herida se estaba rasgando por las costuras, ganando un grito que derivó de Jason. “Tu y yo sabemos que si te destrozo un poco más, te desangrarás hasta la muerte en esta misma habitación.”

“No crees que tendré a personas buscándome? No te saldrás con la tuya.” El se ahogaba, una atrevida sonrisa tomó el control de su entero rostro.

Yo sonreí con picardía, acercando mi rostro hacia el suyo. “Si te mato ahora mismo, nadie y quiero decir nadie,” Enfaticé mi punto de vista, “te encontrará porque quemaré tu cuerpo en cenizas. No serás nada mas que un recuerdo lejano.”

“Sigue diciéndote a ti mismo eso Bieber.” Jason contestó, “Pero no cambiará el hecho que siempre este un paso por delante de ti.”

“Pero eso es donde te equivocas, ya ves, porque si ese fuera el caso, ni siquiera estarías aquí ahora mismo. Eres un principiante, McCann. Siempre lo has sido y he tenido suficiente de que fueras un bocazas todos estos tres años. Tu mataste a mi hermana, ahora estas tratando de joder mi comercio y estoy listo para darte el karma que has estado esperando toda tu vida.”

“Suéltame.” Jason siseó, arañando en mi agarra alrededor de su cuello mientras el insoportable dolor se incrementaba debido a la presión que estaba poniendo en él.

“Dime lo que sabes.” Razoné.

“No se nada.” Jason hervía con su cara roja de ira, derrota y lucha.

Fingiendo un suspiro, chasqueé mi lengua, sacudiendo mi cabeza. “Siempre tengo que hacerlo de la manera difícil.” Agarrándolo de la pared, metí mi rodilla en su cara, un crujido sonó alrededor de la habitación mientras Jason gritaba por el dolor, su nariz chorreaba sangre mientras lo sostenía hacia arriba de nuevo. Sacando mi arma, la sostuve contra su sien. “Creo que eres lo suficientemente inteligente para saber que esta es tu última gota que colmó el vaso.”

“Justin...” Marco empezó en advertencia.

“¿Que?” Grité bruscamente.

“¿Justin?” Esta vez se escuchó una voz diferente. Una voz que conocía demasiado, haciendo a mi estómago retorcerse desagradablemente. Manteniendo mi agarre en Jason, volví mi cabeza para ver a _____ de pie allí, mirando con los ojos completamente abiertos en mi dirección. Mi cuerpo se congeló.


_____’s Point of View:

“Eso fue brutal.” Gemí mientras dejaba la clase con Spencer encabezándome a través de las dobles puertas, una risa caía de la finura de sus labios.

“Gracias a Dios que acabé el colegio hace mucho jodido tiempo.” El murmuró, sacudiendo su cabeza. “Odiaba tener que levantarme temprano cada día.”

“Trata de tener que sentarte a través de una clase de cuatro horas aprendiendo absolutamente nada, es horrible y agotador. No puedo esperar para ir a casa.”

“No te preocupes; estaremos en casa en poco tiempo. Carly terminó su clase hace una hora y media. Matt me llamó y dijo que ellos estarían en la cafetería.”

“Eso no esta muy lejos de aquí, vamos.” Agarrando su muñeca, empecé a tirar de él hacia delante mientras me contoneaba a través de la calle que separaba los dos jardines, mirando a ambos de derecha a izquierda en caso de cualquier coche que decidiera conducir, antes de caminar hasta la pequeña colina que conducía a través de una zona de estar, alrededor de un arbusto de flores, y una serie de pasos hasta que alcanzamos la planta baja donde la gente de todas las edades caminaba alrededor. “Ahí esta,” Señalé, entrecerrando mis ojos ligeramente, “y creo que los veo.”

Haciendo nuestro camino hacia ellos, la confusión tomó lugar mientras veía a una chica desconocida alrededor de la edad de Carly y mía, con pelo rubio sucio y un par de ojos marrones junto a ellos. “Hey.”

“Hey,” Carly sonrió, “¿Como fue la clase?”

“La misma mier*da vieja, ya sabes como es el profesor.” Me encogí de hombros, mis ojos escanearon a la rubia brevemente. “¿Quien es?”

“Oh!” Carly exclamó tontamente, una dulce risa se escapaba, “_____ esta es Connie, Connie esta es mi mejor amiga _____. Connie esta en mi curso de economía.”

“Es un placer conocerte Connie.” Sonreí a pesar de que algo sobre ella no sentó bien en mi estómago.

“Lo mismo digo,” Ella extendió su mano a la que le di un firme apretón antes de recuperarla de nuevo.

“Connie se trasladó aquí de Stratford Tech, ¿No es genial?”

Mi rostro se contorsionó en shock. Stratford Tech era una de las mejores universidades en Stratford. Tenías que ser un genio para ser capaz de entrar en esa Universidad. “Wow, eso es increíble. Escuché que es una Universidad fenomenal! ¿Porque te trasladaste?”

“Simplemente no se sentía bien para mi. Tenía todos los créditos que necesitaba pero ellos no tenían la especialidad en estudios que quería, así que no veía ningún sentido en quedarse.”

“¿En que te estas especializando exactamente?”

“______!” Carly rió nerviosamente, dándome la mirada de que-demonios-estas-haciendo.

“Esta bien,” Connie rió, agitando una mano con desdén. “Estoy especializándome en comunicaciones.” Ella me dijo.

“Siempre he querido hacer eso pero decidí cambiarlo a última hora. Es una pena; podríamos haber estado posiblemente en el mismo curso.” Dándole la espada a lla, miré a Carly. “¿Estas lista para irte ya? Bruce dijo que teníamos que estar en casa a las tres y no tengo ganas de molestarlo.”

“¿Bruce es tu padre?” Connie preguntó, sus cejas se fruncieron en confusión.

Mis ojos se abrieron completamente, “Oh Dios mío, no.” Sacudí mi cabeza con vigor, “Definitivamente no es mi padre. Es solo un amigo.”

“Oh,” Connie se dio cuenta de su error, sonrojándose. “Lo siento.”

“Esta bien.” Sonreí.

“Vamos, tienes razón, deberíamos irnos.” Spencer tiró de mi brazo, “No escucharé el final de ello si llegamos tarde.”

Asentí con mi cabeza, “De nuevo, fue un placer conocerte, Connie.”

“Lo mismo digo, _____.” Volviéndose hacia Carly, Connie le dio un abrazo. “Te veo el Miércoles.”

“Escríbeme antes!” Carly le contestó antes de que ella se apartara y nosotros empezamos a caminar hacia el estacionamiento.

Diciéndole que lo haría, Connie empezó a caminar en la dirección opuesta, su cabello rubio se balanceaba en el aire mientras ella sostenía sus libros contra su pecho.

“Entonces, ¿Que pensáis chicos?” Carly sonrió hacia mi, “¿No es maravillosa?”

“Si, ella parece muy agradable.” Murmuré, bostezando en mi palma mientras sostenía la chaqueta de Spencer cerca alrededor de mi cuerpo. “¿De donde es?”

“¿Que pasa contigo y todas esas preguntas?” Carly rió mientras ella se volvía hacia im, “Ella es de Toronto, por eso es. Ella solo viene aquí para sus clases y luego se va.”

“Oh, bueno, eso explica porque no ha he visto por Stratford.” Una vez que alcancé el coche, tiré mi cabeza hacia atrás, exhalando en alegría. “Gracias a Dios! Spencer, mejor que conduzcas rápido,” Señalé estrictamente, queriendo llegar a mi punto, “porque estoy a punto de perder el conocimiento. No puedo esperar a simplemente hacerme un ovilo en la cama y dormir.”

“Quizás quieras aferrarte a esa idea porque John me acaba de mandar un mensaje.” Mirando abajo hacia su teléfono, el leyó el mensaje.

“¿Que pasó? No llegamos tarde, ¿no?”

“No, no, no es eso.” Spencer me miró hacia mi, su cara estaba contraída en una emoción que no podía descifrar. “Es Justin.”

Mi corazón me dio un vuelco, todos los diferentes escenarios pasaban a través de mi cabeza. “¿Que pasó? ¿Él esta bien?”

“Esa es la cosa, no lo se. De acuerdo con John, el tiene miedo de que Justin vaya a hacer algo estú*pido. Tenemos que ir al almacén.”

“Vale, ¿entonces a que estas esperando? Vamos.” Precipitándome en el asiento trasero, me abroché, sintiendo mis palmas sudar mientras interiormente me maldecía a mí misma. Sabía que el haría que esto pasara. Tenía un mal presentimiento sobre esto y ahora todos mis peores miedos estaban haciéndose realidad.

Agarrando mi mano en la suya, Carly le di un apretón tranquilizador haciéndome saber que ella estaba aquí para mi.

Mirando por la ventana, sentí mis ojos quemar, mi garganta se cerraba mientras descansaba mi cabeza contra la fría ventana, rezando a Dios que llegáramos a tiempo antes de que cualquier cosa pasara.




Volé del coche, en el segundo que el coche se estacionó, corriendo hacia la puerta principal mientras la abría, entrando adentro para ver las espaldas de los chicos hacia mi. Lentamente, hice mi camino hacia ellos.

John dejó escapar una muy necesitada respiración una vez que el vio que yo había llegado, “Gracias a Dios.” El murmuró.

Mirando nerviosamente de mi a Justin, Marco maldijo en voz baja. “Justin...” El advirtió.

“¿Que?” Justin gruñó en respuesta duramente haciendo que todo el color se drenara de mi rostro cuando le vi a él sosteniendo a un sangriento Jason, toda su fuerza se reunió para asegurarse de que él pagaba, mi garganta se estrechaba ante el violento estado en el que yo sabía que el estaba.

Mis ojos se abrieron completamente. “¿Justin?”

Un extraño silencio cayó entre nosotros mientras Justin se volvía para mirarme a mi, la ira escrita por todo su rostro pronto se transformó en confusión y luego en shock, congelándose una vez que el se dio cuenta de que era yo. “¿Que estas haciendo aquí?” El gruñó, sin quitar sus ojos de Jason mientras el se alejaba.

“Pensé que estarías aquí después de que te fueras.” Hablé en voz baja mientras tomaba un paso vacilante hacia él, los ojos de Jason quemaban en mi mientras el tomaba turnos mirando entre nosotros dos.

“No deberías estar aquí.” El siseó, sin emociones.

“Y tu no deberías estar haciendo esto, Justin. Por favor déjale ir.” Supliqué, tomando mi labio entre mis dientes.

“No hay manera en el infierno en la que voy a dejar a este hijo de pu*ta ir, hasta que el me diga que co*ño esta haciendo con Lyndon.” Cogiendo su arma, el golpeó a Jason con ella, mirando como el se derrumbaba en el suelo antes de volverlo a levantar una vez mas.

Estremeciéndome, contuve mi respiración mientras mas sangre se derramaba. Hurgué en mi cerebro por un excusa para hacerle salir de esto. “Nunca lo sabrás si haces esto...” Negocié. “Necesitas mantenerlo con vida para que poner las piezas juntas, Justin. Con Jason muerto, el no puede ayudarte.”

“Ella tiene razón man,” Bruce habló, viniendo a mi defensa, sabiendo a donde iba yo con esto. “Lo matas y podrías estar perdiendo algo de información importante.”

“Prefiero verlo morir delante de mis propios ojos que dejarle respirar otro segundo.” El se burló y con eso, Justin tiró hacia atrás la lengüeta, la bala hizo click en su lugar.

“Tu no quieres hacer esto delante de tu prometida Justin!” Bruce razonó rápidamente, “Tu no quieres ir a la cárcel. No de nuevo. Baja el arma y déjale ir, la estas asustando.”

Y con eso, Justin se volvió hacia mi, sus ojos suavizándose ante la vista de mis ojos lloroso y mi cuerpo tembloroso.

“______...”

“Por favor no hagas esto.” Lloriqueé. Nunca había visto a Justin así y saber de lo que él era capaz, era una imagen aterradora. Escuché de las cosas que el ha hecho y podía solo imaginar que hizo a sus enemigos, pero ahora que estaba experimentándolo de primera mano, era aterrador.

Lamiendo sus labios, Justin lentamente pero con decisión dejo a Jason ir, su cuerpo caía hacia atrás contra el suelo en un hundimiento.

Gimiendo, Jason sostuvo el costado de su cabeza y cuello. Parpadeando hacia arriba a Justin, una perezosa sonrisa cayó a través de sus labios. “Todavía eres una pequeña perra cuando se trata de tu chica, eh Bieber?”

Con el cristal en sus manos que ni siquiera me había dado cuenta, Justin gruñó con furia antes de apuñalar a Jason justo en la parte superior de su rodilla con ello, antes de tirar de ello hacia arriba, abriendo su piel, y un ensordecedor grito aplastante golpeó en mis orejas. “La próxima vez,” El se agachó hacia abajo hasta el nivel de Jason, “No dudaré en cortarte tus pelotas.” El susurró, “Ahora vete antes de que cambie de opinión sobre explotar tus sesos.”

Mientras Jason se ponía de pie sin mucha ayuda en absoluto, el empezó a alejarse cojeando, siseando con cada paso que el daba.

“Pero antes de que te deje ir.” Justin se agarró en la parte posterior del cuello de Jason, sosteniéndolo cerca mientras el se inclinaba en su oído, “Todavía tenemos algo de lo que preocuparnos y creo que tu sabes que es ese algo.”

“Q-que quieres saber?” El gimió, sabiendo que Justin no iba a dar marcha atrás y sus posibilidades de vivir eran de escasas a nada.

Sonriendo en victoria, Justin sostuvo el cristal cerca, “¿Porque demonios decidiste emparejarte con Lyndon y el resto de esos hijos de pu*Ta?”

“Ellos me llamaron y dijeron que ellos necesitaban una bomba lo mas pronto posible. No tenía ni idea de que era para vosotros, ellos no me dijeron un nombre.” Jason luchaba para respirar mientras los dedos de Justin se clavaban en él.

“¿Y tu esperas que me crea eso?” El siseó, “¿Hm? ¿Como de tonto piensas que soy?”

“Te estoy diciendo la verdad; no tuve nada que ver con tu cargamento. Si, hice las bombas pero no tenía ni pu*ta idea de que eran para ti. Si lo hubiera hecho, ni siquiera hubiera tratado de defenderme. Se que hubieras venido detrás de mi, independientemente de lo que diga o haga. Ellos planearon esto sin mi consentimiento. Yo solo hice las bombas, ellos hicieron el trabajo sucio.”

“¿Porque?” Justin cuestionó, “¿Ellos te dijeron porque?”

“Todo lo que ellos dijeron fue que ellos lo necesitaban para enviar un mensaje.” Jason luchaba en el agarre de Justin, “Ellos ordenaron sobre tres rondas de bombas, si quieres que sea específico. Ellos dijeron que necesitaban suficiente para matar. No hice preguntas, yo solo hago lo que me dicen y recibo mi dinero. Tu sabes como funciona mi sistema.” El rechinó en malestar.

“Buen trabajo,” Empujándolo hacia delante, Justin gruñó en respuesta. “Ahora, vete a la mier*da de mi vista.”




Cuando habíamos llegado a casa, fue aún mas incómodo de lo que había esperado. La intensidad entre todos nosotros estaba ahogando y era algo de lo que no podía alejarme.

Sintiendo el mundo ceder alrededor de mis hombros, ni siquiera me molesté en decir nada a nadie mientras hacía mi camino hacia las escaleras y dentro de la cama donde me desnudé, tirando un par de pantalones de chándal y una camiseta.

Arrastrado la manta, me arrastré dentro, metiéndola debajo de mi barbilla. Cuando al puerta se abrió, pude sentir los ojos de Justin en mi pero me negué a encontrarme con su mirada.

Suspirando, el arrastró sus pies en el baño, cerrando la puerta detrás de él mientras el gimoteo del agua encendiéndose en el lavabo liquidaban mis nervios.

Cuando el salió, sin camiseta, contuve mi respiración cuando el se bajó sus pantalones, poniéndose un par de pantalones de chándal casi idénticos a los míos. Rascándose la parte posterior de su cuello, el hizo su camino alrededor de la cama antes de deslizarse dentro a mi lado, su calor irradiaba rápidamente contra mi espalda mientras el se establecía cómodamente debajo de la manta.

Pude decir que el estaba luchando contra el impulso de tocarme, con miedo de que diría yo o haría, pero poco sabía que a este punto, había pasado el punto de frustración. No podía culparle a él por lo que hizo porque, tenía tanto montado en él que era casi imposible de ignorar cuando la oportunidad de sacar algo de esa ira, golpeaba.

Agarrando su mano, tiré su brazo alrededor para descansar sobre mi cintura, entrelazando nuestros dedos juntos, haciéndole saber que no estaba ni al menos un poco enfadada.

“Lo siento.” El murmuró contra mi hombro, sus labios rozaban ligeramente contra la piel mientras su agarre en mi se apretaba. “Nunca quise que tu vieras ese lado de mi.” El admitió, dejando escapar una agraviada exhalación.

Sacudiendo mi cabeza, le hice callar. “Solo abrázame.” Susurré, sintiendo una ola repentina de tristeza apoderarse. “Por favor, y no me dejes ir. No esta noche.”

“Nunca te dejaré ir.” Justin me metió de forma segura en sus brazos, “Nunca.” Su cuerpo se elevaba protectoramente, el mío estaba perfectamente entrelazaba entre el suyo y juntos, magullados, rotos y exhaustos, nos quedamos dormidos; soñando un mejor mañana que ninguno de nosotros sabía que vendría.

16 comentarios:

  1. el amor que le tengo a esto, es impresionante, lo que uno hace por el amor, amaria tener a alguien que me cuide y me ame tanto

    ResponderEliminar
  2. y pensar que tienen 21 años o más...(si, solo es una novela, pero estoy tan metida que a veces me parece que es más)

    ResponderEliminar
  3. Yo Quiero A Un Danger :'(

    ResponderEliminar
  4. goshh yo quiero un amor asiii, estos dos son tan perfectos!!!!

    ResponderEliminar
  5. ¿saben qué es triste? que sdñlkfjhuosfijsdf yo no tengo un danger :'(

    ResponderEliminar
  6. Pon un Danger en tu vida.

    ResponderEliminar
  7. ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

    ResponderEliminar
  8. I CAN'T , OH MY GOSH , ME ENCANTA DIOS , QUERIDO UNIVERSO , ESCUCHAME Y TRAEME UN DANGER

    ResponderEliminar
  9. Es taaaaaan perfecto omg, quiero un Danger en mi vida. Asdgksvdksbdkd

    ResponderEliminar
  10. " “Nunca te dejaré ir.” Justin me metió de forma segura en sus brazos, “Nunca.” Su cuerpo se elevaba protectoramente, el mío estaba perfectamente entrelazaba entre el suyo y juntos, magullados, rotos y exhaustos, nos quedamos dormidos; soñando un mejor mañana que ninguno de nosotros sabía que vendría. " AME EL ULTIMO PARRAFO

    ESTA NOVELA ES PERFECTA. OMFG ASDFGHJKL ES TAAAAAAAAAAAAAN REAL. SANTA BELIEBER QUE ESCRIBIÓ ESTA NOVELA, Y SANTA CAROL QUE LA TRADUCIÓ ASDFGHJ OS LOVEO CHICAS <3<3<3<3<3<3<3<3<3<3<3

    ResponderEliminar
  11. CTMMMMMM*-* que hermoso:') "Campaña por un Danger en nuestras vidas". wijwjushsuhudhd x3 ES TAN TIERNO ESTE WEON:'3 Estoy enamorada de Danger*-* Aunque aveces se pone un poco weon y salvaje iejiudjeidueji amo cuando se pone tierno,romantico,etc*-* HERMOSO,HERMOSO,HERMOSO <3 amo a estos weones,JELSEY FOREVEEEEER<3 xd *-----------*

    ResponderEliminar
  12. El final de ese capítulo fue...fue... Ni siquiera tengo palabras para describirlo...
    Es tan triste xc como se distanciaron... Y Justin que la aleja cuando es lo que más necesita en este momento, aún que no lo admita.... total fue deprimente xs pero perfecto<3

    ResponderEliminar